sábado, 9 de junio de 2018

Poema del día: "Mi querida Mariel", de Víctor López Zumelzu (Chile, 1982)

Cuando escribo de Chile no pienso en Chile como un país / sino que escribo
otro sinónimo más de lejanía / Algunas mañanas me despierto con una
resaca semejante a una delgada línea de mar en las pestañas / Más allá
una muchacha amarra flores amarillas en medio del desierto / entre sus
piernas hay un cuaderno borroso que parece decir / “esta es mi escritura
una niebla en la que apenas se divisa” / Escribir es siempre decir lo mismo
/ Ahora voy a escribir un verso genial / algo digno de Yeats / una ensoñación
/ sobre una venus que reposa desnuda en un estanque de peces / pero no
precisamente de una venus / sino más bien de una quinceañera de los
barrios bajos de Santiago / que yace violada y muerta en las riberas del
Mapocho / Un surfista viaja toda su vida en un autobús que de a poco se
desvanece / a veces mira a través de la ventana el paisaje / enormes
carteles con nombres de ciudades desconocidas / trasladarse de un lugar
/ hacia otro punto, donde el mismo viaje es un signo de desvanecimiento
/ de continua pérdida / Él le escribe poemas de amor porque no se atreve
a decirle que la ama más que el universo / un día decide mostrarle sus
textos y ella le dice son demasiado tontos / no dicen nada nuevo / Toda
escritura es una especie de caída / leve / despacio / sin tiempo / cerca del
suelo la sensación de velocidad aumenta / los ojos se dilatan / el fotógrafo
enfoca la escena y le pide que por un momento / solo por un momento /
cierre los ojos y que imagine que el breve viaje hacia
la oscuridad / no huele siempre como un ramo de flores
amarillas olvidadas en medio del desierto / En Colombia
hay cientos de mariposas de colores / en Chile de vez en
cuando la corriente del niño trae peces voladores que se elevan a varios
centímetros de altura / Toda escritura es precisamente esto / que salga el
sol cuando deseamos que salga el sol / y ponernos abrigos bufandas
cuando deseamos que este mismo muera.

Víctor López Zumelzu en Los surfistas (2006), incluido en Con mi caracol y mi revólver. Muestra de poesía chilena reciente (Vallejo & Co., Internet, 2018, selec. de Diego Alfaro Palma).

Otros poemas de Víctor López Zumelzu
Guía para perderse en la ciudad (1), Mi querida MarielSobre la forma de los edificiosSobre la forma del té que se hiela

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: