lunes, 22 de octubre de 2018

Poema del día: "El hijo de José", de Alina Hernández (México, 1988)

José ha traído de su pueblo
al redentor
de nuestro escarnio.

Yo no soy digna
del presente
que me trajo,
pero una caricia suya
sobrará para colmarme,

aunque el fruto no sea mío,
aunque su hijo lleve
en la mejilla
los besos de su madre
y yo no tenga nada que ofrecerle
sino lo seco de mis senos.
José santificó con su regalo
el vacío de nuestro lecho,

mas yo no tengo
una oración
para este niño,
no hay un manto
que le quite la miseria,
sólo espinas
que guardé en mi vientre
sólo polvo
que instalé en mi abrazo.

José quiso salvarme
con el cuerpo de su sangre,
partió su espíritu
para dármelo en la boca
y proclamar su gloria,

pero yo no soy digna de estos dones,
no merezco el pan caritativo
de la vida.

Nada,
ni siquiera un hijo ajeno,
puede interceder
por lo infértil
de mi carne.

Alina Hernández en Los hijos de Hernán, incluido en Astronave. Panorámica de poesía mexicana (1985-1993) (Ediciones de Punto de partida, México, 2013, comp. de Gerardo Grande  y Manuel de J. Jiménez).

domingo, 21 de octubre de 2018

Poema del día: "Elementos", de Rowena Hill (Gran Bretaña, 1938)

El inicio es luz,
la luz engendra sus paquetes
sol, célula del cerebro,
se alarga en música.
Luz ¡toma tus cuchillos radiantes
templa y afílalos
raja y acribilla los materiales inertes
los desechos cuajados,
revienta los sinapses oxidados!

El espacio es el entorno vacío
que nos recibe
donde se estiran los dedos
y se ensanchan los ojos
hasta las estrellas más remotas.

Aire aliado invisible
la piel lo conoce por sus caricias
sus embates,
penetrándonos asegura la continuidad,
es base de la alquimia,
lleva los significados hacia afuera
rugido murmullo
voz múltiple.

La vida es flujo,
lo líquido es tiro onda filón
urgencia en venas y arterias,
ríos grandes y gotas de lluvia responden a la sed.
¡Riéguenme!
Soy mi propia sequía
mi propio aljibe.

El fuego es recuerdo remoto
sepultado en las tripas
- allí trabajan sus descendientes -
o cicatrices en la fe por la selva en llamas.
Sólo como metáfora somos salamandras.
¿Y el sol?
¡Te saludo mi dios!

La tierra es escombro excrementa
cría de muchas generaciones
de roca que nace del fuego,
arde rojiza negra amarilla
invitando las semillas alimento para las semillas,
las lombrices intercambian con ella su sustancia.
En mí la tierra es carne
elementos en una estructura casual
henchida y táctil
ansiando allá donde su tiempo se agota
descomponerse en humus.

Rowena Hill, incluido en Arquitrave (Segunda época, nº 60, junio-septiembre de 2015, Colombia).

sábado, 20 de octubre de 2018

Poema del día: "¿Torva, oh muerte, amenazas..." de Vittorio Alfieri (Italia, 1749-1803)

¿Torva, oh muerte, amenazas? ¿Y horrible de aspecto
ante mí muestras tu curvada guadaña?
Blándela, pues, bien fuerte: no me verás temblar,
ni nunca rogarte para que el golpe no suspendas.

Nacer, sí, nacer yo tengo por áspero infortunio
no el morir, ya que de tanta angustia
me siento liberado; y un breve instante
me es suficiente para redimir un nacimiento siervo.

Muerte, a cortar en fin una infamante vida,
de la que yo arrastro los grilletes de indigna servidumbre,
¿por qué tú tanto tardas y si el tardar me irrita?

Sustráeme a los poderosos, orgullosos, soberbios,
con su bajeza siempre, que a hostigar les invitas,
y a prevenir a los pocos que, tarde, se rebelan.

Vittorio Alfieri, incluido en Antología esencial de la poesía italiana (Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1999, selecc. de Luis Martínez de Merlo, trad. de Antonio Colinas).

viernes, 19 de octubre de 2018

Poema del día: "Jacques Hérold La sonnerie ne marche pas", de Enrique Gómez-Correa (Chile, 1915-1996)

Una tarde de verano en que tú operabas sobre el latón filosófico
En que el pensamiento era oprimido por un gran deseo
Un desconocido quebraba los vidrios de tu ventana a golpes de lámpara
Tus miradas se paseaban entonces entre la cornalina y el albayalde.

"Mirad, me decías, al fondo de esta gota de agua hay un canario
"Es preciso sólo profundizar sus líneas para oír el canto
"Pero eso será terrible
"Imaginad si todos los ángeles petrificados se levantasen en el mismo instante
"Defended al canario, matad al canario."

Yo no sabía que ese rayo de luz era la amenaza constante de las puertas
Las veía abrir y cerrarse con tal naturalidad
(El hábito crea el misterio)
Que no me daba a pensar en la ausencia de contornos humanos
En la carrera dislocada del mundo invisible.

Todo eso nos embriagaba más que el alcohol
Que las páginas que uno arranca furibundo de un libro de recuerdos
Y las lanza al aire creyendo que es alcohol
Pero es la sangre que se nos viene a la cabeza.

Tú comprendías el misterio, entrabas en el círculo del fuego
Veías las estrellas saltando del agua como peces azotados por el sol
Hablabas a los amigos del mundo desconocido
Del calor de los cielos
De la tiranía de la eternidad.

Otras veces
Cuando las manos de Vera fustigaban las sombras del tarot
Tú pensabas en esos gusanos que alimentan la soledad
Y también en los espejos que nos precipitan a la locura
Y aun en los colores de lo invisible.

Torturado por una noche sin término, por una estrella sin término
Eres el que hace el mimetismo de la noche
El mimetismo de lo desconocido
El mimetismo del amor, del olvido, de los gatos
Pero a pesar de todo
Tú me dices balanceando la cabeza
Me lo dices tú mi amigo Jacques Hérold
La sonnerie ne marche pas.

                                                    Trípoli, diciembre 7 de 1949

Enrique Gómez-Correa en El agc de la Mandrágora (1957), incluido en Antología de la poesía surrealista latinoamericana (Editorial Galache, México, 1974, ed. de Stefan Baciu).

jueves, 18 de octubre de 2018

Poema del día: "Noche", de Antonin Artaud (Francia, 1896-1948)

Los mostradores de cinc pasan por las cloacas,
la lluvia vuelve a ascender hasta la luna;
en la avenida una ventana
nos revela una mujer desnuda.

En los odres de las sábanas hinchadas
en los que respira la noche entera,
el poeta siente que sus cabellos
crecen y se multiplican.

El rostro obtuso de los techos
contempla los cuerpos extendidos.
Entre el cielo y los pavimentos
la vida es una pitanza profunda.

Poeta, lo que te preocupa
nada tiene que ver con la luna;
la lluvia es fresca,
el vientre está bien.

Mira como se llenan los vasos
en los mostradores de la tierra
la vida está vacía,
la cabeza está lejos.

En alguna parte un poeta piensa.
No tenemos necesidad de la luna,
la cabeza es grande,
el mundo está atestado.

En cada aposento
el mundo tiembla,
la vida engendra algo
que asciende hacia los techos.

Un mazo de cartas flota en el aire
alrededor de los vasos;
humo de vinos, humo de vasos
y de las pipas de la tarde.

En el ángulo oblicuo de los techos
de todos los aposentos que tiemblan
se acumulan los humos marinos
de los sueños mal construidos.

Porque aquí se cuestiona la Vida.
y el vientre del pensamiento;
las botellas chocan con los cráneos
de la asamblea aérea.

El Verbo brota del sueño
como una flor o como un vaso
lleno de formas y de humos.

El vaso y el vientre se chocan:
la vida es clara
en los cráneos vitrificados.

El areópago ardiente de los poetas
se congrega alrededor del tapete verde,
el vacío gira.

La vida pasa por el pensamiento
del poeta melenudo.

En la calle sólo una ventana,
las canas batidas suenan.
En la ventana la mujer sexuada
somete su vientre a discusión.

Antonin Artaud en Oeuvres completes (1956), incluido en Antología de la poesía surrealista de lengua francesa (Fabril Editora, Buenos Aires, 1961, selec. y trad. de Aldo Pellegrini).

Otros poemas de Antonin Artaud
Descripción de un estado físicoLa taba tóxica

miércoles, 17 de octubre de 2018

Poema del día: "El jardín de verano", de Anna Ajmátova (Rusia, 1889-1966)

Quiero ir allá, donde la rosa crece, al jardín único
cercado por las rejas más bellas de la tierra,
en donde las estatuas mi juventud recuerdan
como yo las recuerdo bajo el agua del Nevá.
En el amplio silencio, entre los grandes tilos,
aún me parece oír el crujir de los mástiles.
Y el cisne boga siempre a través de los siglos,
asombrado de ver su doble en el reflejo.
Duermen su sueño eterno cientos, miles de pasos
de amigos, de enemigos, de enemigos, de amigos...
y jamás se concluye el desfile de sombras.
Desde el jarrón de piedra hasta las áureas puertas,
allá es donde murmuran mis dulces noches blancas
acerca del secreto de amor que alguien me tuvo...
Y todo tiene el brillo del nácar y del jaspe
mientras la fuente guarda su luz calladamente.

Anna Ajmátova, incluido en Antología de la poesía soviética (Ediciones Júcar, Madrid, 1974, versión de Rafael Alberti y María Teresa León).

Otros poemas de Anna Ajmátova

martes, 16 de octubre de 2018

Poema del día: "Generalidades", de Cyprian Norwid (Polonia, 1824-1883)

                                          1

Cuando, con la primavera de la vida, el espíritu Artista
se alimenta con su respiración como las mariposas,
sólo le está permitido decir esto:
«¡La tierra es redonda, es esférica!».


                                          2

Sin embargo, cuando los temblores de los fríos tardíos
conmuevan a un árbol y caigan las florecillas,
entonces habrá que añadir:
«En los polos está un poco aplanada».


                                          3

Por encima de todos los encantos
¡Tú, Poesía, y tú, Elocuencia!
Uno será eternamente alto:

                                         ...

¡Hay que dar la palabra adecuada a las cosas!

Cyprian Norwid, incluido en Antología de la poesía polaca desde sus orígenes hasta la Primera Guerra Mundial (Editorial Gredos, Madrid, 2006, ed. y trad. de Fernando Presa González).

Otros poemas de Cyprian Norwid
NerviosOda a los contemporáneos