miércoles, 1 de diciembre de 2021

Poema del día: "Ningunos", de Gonzalo Rojas (Chile, 1917-2011)


Ningunos niños matarán ningunos pájaros, ningunos errores
errarán, ningunos cocodrilos
cocodrilearán a no ser que el juego
sea otro y Matta, Roberto
Matta que lo inventó, busque en el aire a
su hijito muerto por si lo halla a unos tres metros
del suelo elevándose:
yéndose de esta gravedad.
 
Ningunas nubes nublarán ningunas estrellas, ningunas
lluvias lloverán cuchillos, paciencias
ningunas de mujeres pacienciarán
en vano, con tal
que llegue esa carta piensa Hilda y el sello
diga Santiago, con tal que esa carta
sea de Santiago, y
 
el que la firme sea Alejandro y
diga: Aparecí. Firmado: Alejandro
Rodríguez; siempre y cuando
se aclare todo y ningunas
muertes sean muertes, ningunas
Cármenes sean sino Cármenes, alondras en
vuelo hacia sus Alejandros, mi Dios, y
los únicos ningunos de este juego cruel sean ellos, ¡ellos
por lo que escribo esto con mi
sintaxis de niño contra el maleficio: los
mutilados, los
desaparecidos!

Gonzalo Rojas, incluido en Las ínsulas extrañas. Antología de poesía en lengua española (1950-2000) (Galaxia Gutenberg Círculo de lectores, Barcelona, 2002, selecc. de Eduardo MilánAndrés Sánchez RobaynaBlanca Varela y José Ángel Valente).

martes, 30 de noviembre de 2021

Poema del día: "Desnacionalización", de Ismail Kadaré (Albania, 1936)


Un murmullo de hierbas por aquí y por allí, en la llanura,
algunas rocas con la laringe despedazada.
                                                                         Del idioma
es todo lo que queda como un agónico suspiro.

¿Ves arrimolinarse
por los aires, ligeros,
algunos extraños corros?
Danzas. Son sus propias tumbas.

¿Qué se hizo de las baladas,
la epopeya, la memoria de la nación?
Es inútil buscar sus huellas.
Es como querer encontrar la guarida del viento.

Ismail Kadaré en Poesía albanesa de hoy (1992), incluido en Altazor. Revista electrónica de literatura (1ª época, año 1, noviembre de 2019, Chile, versión de Mira Meksi y Francisco J. Uriz).

Otros poemas y artículos sobre Ismail Kadaré

lunes, 29 de noviembre de 2021

Poema del día: "Lágrima, aún no es hora...", de Marcelijus Martinaitis (Lituania, 1936-2013)


Lágrima, aún no es hora
de rodar hasta la arena
para quedar sepultada.

No abandones la casa, los lentes de la abuela,
los recuerdos en torno de la mesa, el rosario
de los interminables trabajos de la tierra.
Alcanza a los que se van, con fervor
besa sus pies.

No abandones al niño, lleva desde sus ojos
hasta la tierra un rastro.
Ten compasión de los ciegos, tú eres
su única mirada.
Ten piedad de nosotros,
mutilados,
felices.

No te congeles en el corazón
como en el hielo el ojo abierto,
lágrima, vida, mariposa mía.
Inclina bajo tu peso la hierba, vuela
hasta la casa, pequeña mariposa de los ojos.

Detente, lagrima, al borde del camino,
saluda al grande y al humilde.
Sabiduría de los ignorantes: cálida
aún, cae sobre las manos felices.

Veloz, siempre veloz, lágrima,
a todos visitas, los rondas.
Te siento -descalza cruzas las mejillas
como un jardín devastado.

Marcelijus Martinaitis, incluido en Herederos del kaos (30 de mayo de 2021, San Francisco/Barcelona, versión de Biruté Ciplijauskaité).

domingo, 28 de noviembre de 2021

Poema del día: "La rosa", de Deema Mahmood (Egipto, 1967)


La rosa es nieve derritiéndose desde la cima de una montaña.
Resolviéndose de una crisis hipóxica y de la hipotensión.
En respuesta a la represión, abre sus brazos para soltarse
y asimilar la fotosíntesis y las picaduras de las abejas.

La rosa no lo reconoce en absoluto
Entonces ejercita la contradicción dos veces
cuando se marchita y su tallo en su máximo verdor
Y cuando está sin olor y levanta la voz de su color.

La rosa no obedece a la lógica
Ayer vi rosas amarillas cerrando
sus pétalos al disminuirse la luz en el ocaso
y las rosas púrpuras de mi abuela en su jardín que algún día
cuyos labios se abrían solamente de noche.

Nadie se atreve a acusar a la rosa de desvergüenza
ni si quiera de un hilo mínimo
La rosa practica sexo cuando se reúne la muchedumbre en plazas públicas
y en las fiestas y los carnavales
El polen de la flor masculina se adhiere al estigma de la flor femenina
aunque todos los ojos y las cámaras tridimensionales y cuadridimensionales
pueden seguir esto con su más mínimo detalle en el aire.

La rosa es un jardín trasero para los escaparates de la civilización o la dependencia y la
          nacionalización
Puede utilizarse como enormes coronas
Como ritual burgués en el que se reúnen las delegaciones y las nobles y familias
Además, una sola rosa al borde de una carretera
sirve al propósito para aquellos que se encuentran en el umbral de la pobreza.
Aunque pagarán el precio para mantener la tesorería del estado
y proteger la economía del colapso y la devaluación de la moneda
Mientras sus crisis, necesidades y sueños se amontonan en la humedad sacrificándose por sus
          patrias.

La rosa no reconoce la paranoia
ni la fobia a las alturas y a los lugares oscuros
Ni una esquizofrenia entre los contrarios o entre las teorías y la realidad
Se adapta rápidamente y crece, sea lo que sea
manteniendo la calidad del aroma y del color.

La rosa no sufre del complejo de Edipo
Y está a la misma distancia de todos
Ella no tiene premeditación ni predestinación para matar, ni para algo más
Y siempre sostiene un equilibrio que asegura su efectividad e integridad.

La rosa no está sujeta a discriminación racial.
No reconoce identidades
No mide con doble rasero
El olor y el color de la rosa llegan en el mismo momento
con plenitud e igualdad
para los blancos y los negros, para los pacíficos y los violentos
a pesar de la alta frecuencia de las multitudes.

La rosa es la fase de larva en el apiñamiento de la música.
Ella se rebela contra sí misma en una fuerte sublevación
se despega de los enfoques de la codificación y procrea el aroma o el espíritu.
En la cumbre, fluye el color de su profundidad y se hunde en él.
¡Y sube el olor en la escala de la satisfacción y la eternidad!

Deema Mahmood, incluido en Galerías del alma (3 de diciembre de 2020, México, trad. de Kalid Al Raisoni).

sábado, 27 de noviembre de 2021

Poema del día: "La música hendida del pensamiento...", de Paul Celan (Alemania, nacido en Rumanía, 1920-1970)


                              Para Henri Michaux

La música hendida del pensamiento
escribe el infinito doble
lazo a través de los
llameantes
ojos-cero,

el grito
que acampa al otro lado
se levanta, la duna,
finalmente localizada,
se arroja hacia él, en lo nuevo,
lo consulta, una vez,
de un salto pensativo,
para siempre,
el ebrio-
quemado
signo de Caín en la chispeante,
semiazul, martilleante nieve de madera,
iluminado, a-
lumbrado
por el repentino,
insistente
campaneo detrás del saúco,
se desdormila, despierta.

Desviado exceso consume
una humosa
fuente.

Paul Celan en Poesía dispersa, incluido en Obras completas (Editorial Trotta, Madrid, 2002, trad. de José Luis Reina Palazón).

Otros poemas de Paul Celan

viernes, 26 de noviembre de 2021

Poema del día: "Pies de palma", de Soleida Ríos (Cuba, 1950)


        a Lorenzo García Vega, in memorian
        a Mario Rivas

Ni Reina
ni Roja
ni Sagú
ni Silvestre o de Monte
ni Palma Thrinax
ni Thrinax Multiflora o Miraguano
ni Thrinax Paviflora
ni Thrinax Rígida
ni Thrinax Lejeye
ni Urania o Rabanela
ni Vitchi
ni Arenga Sacarífera
ni Yarey
ni Yeaiba o de Guinea
ni Yuma (no descrita)
ni Yuraguano
ni Palma Erizada
ni Sin Espinas

Palma de Seda (Real). En Imías
Roystonea lenis León.


las palmas ay las palmas deliciosas
                      *
ay esa palma negra…
                      *
la palma sola, soñando
libre y sola


Tablas techos bastones catauros tercios…
para tabaco en ramas
manojos de palmito: cogollo y corazón nutrientes
fruto oleaginoso. Yo
palma de seda, elevada, coronada, descalza, inerme
flores sésiles, hojas pinnatisectas…

¿Quién o quienes fijan el precio de una palma?
¿Cuándo?

                                                    15 de abril, 2012

Soleida Ríos, incluido en 7 poetas cubanas (Buenos Aires Poetry, Argentina, 2 de enero de 2021, selec. de Carolina Quintero Valverde).

Otros poemas de Soleida Ríos
Flujos (212)

jueves, 25 de noviembre de 2021

Poema del día: "Día de calor", de Karl Krolow (Alemania, 1915-1999)


En el río se abrazan
las imágenes invertidas
de los enamorados.
El mediodía tiene axilas
de pétalos húmedos de gladiolo.
Se oye decir: Un día de calor
O: El viento anda
detrás del aroma del espliego
como un hombre detrás de una mujer.
Alguien se pone la mano izquierda
delante de los ojos a modo de visera.
El mediodía avala
el equilibrio del mundo.
De noche se desabrochan,
solas, las blusas de las muchachas.

Karl Krolow, incluido en Arquitrave (nº 66, enero-marzo de 2017, Colombia).

Otros poemas de Karl Krolow