lunes, 14 de junio de 2021

Poema del día: "A trapichear contigo...", de Paul Celan (Alemania, nacido en Rumanía, 1920-1970)


A trapichear contigo, viene
el carro del chamarilero
jazzeante, así nos
lleva la vida,

la trompeta
en sordina
nos sopla tiempo arriba
en el oído
más duro de este mundo,

también así
nos encaja, madera
roja que somos, entre
Cariño y Tormento,

después,
cuando nos desengancha,
te me desplomas en medio
del ser.

Paul Celan en Parte de nieve (1971), incluido en Obras completas (Editorial Trotta, Madrid, 2002, trad. de José Luis Reina Palazón).

Otros poemas de Paul Celan

domingo, 13 de junio de 2021

Poema del día: "Silencio por favor", de Silvia Piranesi (Costa Rica, 1979)


Huesos que ya no están donde los dejaste. Clavos y demás herramientas no funcionan. Todo suena, los pájaros heridos, las ramas secas, los ojos viejos en medio del colchón, todo suena a esta hora. Debería escapar cuando jugás a cortarme en pedazos alguna carne para ponerla en el sartén. Sonidos secos, hechos con vidrio. Colocamos oídos en todos los rincones, dentro de los bombillos, detrás de la lavadora, en los cepillos para el pelo o los dientes, en cada interruptor y alcantarilla. Los traemos al centro de inmediato. En cada vértebra hemos colocado un dispositivo del futuro, hace un sonido constante que los reúne a todos, los almacena, los clasifica, pero no siempre escuchamos, no siempre mantenemos la postura. A veces son agudos, engañosos, pero eso no nos alegra. Eso sólo nos amortigua.

Silvia Piranesi, incluido en Defender la palabra: 22 poetas de Costa Rica (Buenos Aires Poetry, Argentina, 2019, selec. de Carolina Quintero Valverde).

sábado, 12 de junio de 2021

Poema del día: "Otoño de los mendigos", de Peter Huchel (Alemania, 1903- 1981)


En el cercado de zarzamoras,
la madera perecedera,
dio muchos frutos,
tostados por el sol,
muy agrestes y frescos de lluvia.
Los que descansan por la noche
alisaron el follaje,
antes que,
en zapatos con remiendos de alambre,
los alejara bajo el polvo.
Arbustos de octubre,
húmedos y deshojados,
resquicio de nueces descompuestas,
en hierba que la escarcha ha congelado,
la fría dentellada de la niebla.
Vaciado, como un panal,
absorto, el girasol mira.
El viento, que entre espinas se desliza,
como un cuchillo es duro al tintinear.

Peter Huchel, incluido en Arquitrave (nº 66, enero-marzo de 2017, Colombia).

Otros poemas de Peter Huchel

viernes, 11 de junio de 2021

Poema del día: "Micenas", de Salvatore Quasimodo (Italia, 1901-1968)


En el camino de Micenas, arbolado
de eucaliptos, puedes hallar queso
de oveja y vino resinoso. «Á la belle
Hélène de Ménélas», una hostería
que aparta el pensamiento de la sangre
de los Atridas. Tu palacio, Agamenón,
es cubil de bandidos bajo el monte
Zara de piedra, no arañado
por raíces y a pico sobre barrancos
retorcidos. Los poetas hablan mucho
de ti, de la invención del delito
en tu morada de crisis,
del fúnebre furor de Electra,
que alimentó a lo largo de diez años
con el ojo del sexo al hermano lejano
para el matricidio, hablan los diabólicos
de la lógica de la reina,
la mujer del soldado ausente
Agamenón, memoria y espada traicionadas.
Y sólo tú te has perdido,
Orestes, tu rostro desapareció sin
máscara de oro. A los leones de la puerta,
a los esqueletos de escénica armonía,
alzados por los filólogos de las piedras,
mi saludo de griego siciliano.

Salvatore Quasimodo, incluido en Antología esencial de la poesía italiana (Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1999, selec. de Luis Martínez de Merlo, trad. de Antonio Colinas).

Otros poemas de Salvatore Quasimodo y artículos sobre su obra
Pincha para ver la lista de poemas incluidos en el blog

jueves, 10 de junio de 2021

Poema del día: "La ternura", de Josefina Romo Arregui (España, 1909-1979)


Y pensar cómo te busqué, con qué ciega esperanza
hice resonar el silencio con mi llamada;
cómo he sabido abandonar el penetrante fuego apasionado
por seguir tu sendero sencillo con musgo verde
y pájaros escondidos en sus árboles,
llegando hasta tu agua mi rostro
para aliviar las sienes agobiadas e infelices...
Ahora sé que solo eres un fugitivo temblor,
una buena mentira para acallar infantiles congojas;
que nadie puede aprisionarte, pájaro desmesurado en vuelo,
y que en la mano tu limosna no cae
más que en los sueños imposibles.
Solo es cierto el agrio sabor de la manzana verde,
de las grosellas fragantes y luminosas,
y el ácido escalofrío del membrillo duro y oloroso.
Solo es cierto el amor, áspero y fuerte, inconstante y dolorido,
que troncha el esbelto talle de los árboles jóvenes
como el viento del Sur, ardiente e impetuoso.
Solo es cierta la acongojada duda,
la irrazonable pregunta de los celos,
el encuentro de dos pleamares con distinto equinoccio,
de dos hambres que nada sacia,
de una sed diferente y conjunto que se abreva de vino áspero.
Ternura, tú no existes: es tan solo tu nombre
un ojo de agua quieta que se pierde en el llano,
un ojo gris que se estanca y se pudre.
Las nubes te visitan como mi sueño
y mis manos se llegan a tu cauce
hasta romper la dura realidad de un espejo,
de un espejo vulgar, mentira de agua clara.
Y la sed infinita va agrietando mis labios
y retuerce mis manos como secas raíces.
¡Oh, mi agua soñada de ternura!,
pequeña voz del arroyo naciente
que peinabas dichosos tréboles en tu orilla.
Nada tengo, porque no sé si te he perdido por no merecerte,
o acaso no has existido más que en mi anhelo impetuoso,
dulce ser de agua, suave espuma de nube, fugitiva ala de pájaro,
risa de niño, palabra no pronunciada,
voz que nació sin garganta del temblor de las primeras flores de almendro.
Ternura, tú.

Josefina Romo Arregui, incluido en Antología de poetas españolas. De la generación del 27 al siglo XV (Alba Editorial, Barcelona, 2018).

Otros poemas de Josefina Romo Arregui

miércoles, 9 de junio de 2021

Poema del día: "Hogar o guerra", de Escandar Algeet (España, 1984)


Sentados alrededor de los dados
de un dios irrezable
se discute el injusto confeti
de ceder la voz
y apagar la hoguera.

Alimañas sin alma
rasgan cada imperfección
con precisión de matanza
aran la coz del rebaño
y las palabras de luto
no buscan más sombra
que la que el daño cobija:
en cada peldaño una trampa
en cada abrazo una mentira.

Los sudadores mastican su bostezo
zurciendo el cierzo que les pisa
benditas velas que aman la mar en calma
recogen fuerzas cuando los barcos
despliegan armas
y espinas.

Los obreros de los charcos y las azucenas
las obreras de la raíz y el barro
cantan sus escombros y tallan en madera
el fruto mágico
de sus limpios himnos de acera.

Hogar o guerra
ante el naufragio
ante el disfraz impoluto
ante el santo y la seña
hogar o guerra
frente al frente de fusiles
frente a banderas de asalto
frente al bando de la niebla
tú decides
hogar o guerra.

Quién amenaza y quién amanece
escucha callado el grito sordo
de quien odia el amor y obedece
de quien ama el odio y fustiga
quién el calor y quién la ceniza
el fuego mece lo que el tiempo macera
detrás del igual        su diferencia:
el luchar cuidando de quien vive y protege
la voz de cuna y el sueño en brazos
de quien brega y abriga
tú lo eliges
tú lo creas
hogar o guerra.

La cancela se ha levantado
para los oradores de ortigas
susurran sarros y portan antorchas
quieren castigo y mazmorra
quieren serrín y resina
amontonados en su motín
celebran el hollín y la tizna.

Vendrá el incendio
y la ventisca
anuncian sus penas capitales
iremos a por vuestras familias
y vuestros huertos
de hambre.

Sin embargo el árbol
crea el milagro del viento y la semilla
obras de hebras
en el bosque se celebran
el agua y la luz
en la fiesta de la brizna.
 
En el remanso de la hojarasca
artesanan los sentimientos
como heridas en arcilla
y sutura el tiempo
en la antibélica saliva
de un beso que se posa
sonriendo.

Hogar o guerra
ante la infamia y la blasfemia
ante la navaja y la sangre
ante los miserables y la miseria
hogar o guerra
frente al distinto y el distante
frente al embiste y la trinchera
frente al alpiste y la mierda
en ti reside
en ti se hoguera
un hogar
o una guerra.

Escandar Algeet en Hogares (ya lo dijo casimiro parker, Madrid, 2021).

martes, 8 de junio de 2021

Poema del día: "Física de equipaje...", de Marcel Duchamp (Francia, 1887-1968)


Física de equipaje:
Calcular la diferencia entre los volúmenes de aire desplazados por una camisa limpia (planchada y  doblada) y la misma camisa sucia.
Transformador destinado a utilizar las pequeñas energías desperdiciadas tales como:
el exceso de presión sobre un timbre eléctrico.
la exhalación del humo de tabaco.
el crecimiento de cabellos, pelos y uñas.
la caída de la orina y de los excrementos.
los movimientos de miedo, asombro, fastidio, cólera.
la risa.
la caída de las lágrimas.
los ademanes demostrativos de manos y pies, los tics,
las miradas duras.
los brazos que se dejan caer.
el desperezarse, el bostezo, el estornudo.
el esputo ordinario y el sanguinolento.
los vómitos.
la eyaculación.
los cabellos rebeldes, la espiga.
el ruido al sonarse, el ronquido.
el desvanecimiento.
el silbido, el canto.
los suspiros, etc. 

Marcel Duchamp, publicado por André Breton en Anthologie de l'hummour noir (1940), incluido en Antología de la poesía surrealista de lengua francesa (Fabril Editora, Buenos Aires, 1961, selec. y trad. de Aldo Pellegrini).

Otros poemas de Marcel Duchamp