miércoles, 6 de mayo de 2020

Poema del día: "Tratado de la medusa sobre la lengua de las serpientes", de Inger Elisabeth Hansen (Noruega, 1950)

                                                     I

                             Yo soy el lenguaje de las serpientes
                             columna de sueños lengua de agua
                             los labios a poca altura de la tierra
                             en torno al cuerpo de sonidos
                             el hipnotizado pájaro en la garganta
                             la canción es lo que se hundió
                             bajo la piel que ascendía
                             en espiral y succionaba relucientes
                             segundos como veneno
                             la canción era el rayo de llamas
                             lanzada alrededor de huesos pulidos
                             el cuerpo era lo que cantaba
                             el pájaro en el vientre
                             la serpiente
                             en al aire

                                                     II

          La palabra es pájaro
          Si voy a decir la palabra me llevo el pájaro a la boca.
          No lo mato sólo lo menciono por su nombre.
          Pájaro repito y entonces ya tengo el pájaro en el estómago.
          Yo soy pues lo que digo.
          ¿Qué dice el pájaro?

          Sin mí el pájaro no sería palabra.

                                                     III

Ahora es mi boca un archivador y las palabras números de registro.
Ahora el pájaro es sólo el número de registro del pájaro.

El número de registro no canta.

                                                     IV

             La mortal era yo

             La que nació de una ola
             y vivió en el extremo del mundo.
             La que llevaba serpientes en el pelo
             y cantaba y hacía bailar a las serpientes.
             Ella a la que llamaron peligro
             un monstruo la llamaban.
             Ella que dejó pesar la mirada
             él la robó, la mirada, la pesada.
             Fue el arma del guerrero
             la dirigió contra otros.
             Él mismo carecía de fuerzas
             nunca se enfrentó a mi mirada.
             Otros fueron alcanzados por ella
             otros quedaron rígidos y se detuvieron.
             Yo que no tengo cuerpo
             mira ahora sólo puedo petrificar.
             Mi boca no canta
             los ojos hablan piedra.
             La cabeza en manos del guerrero
             no soy yo sino muerte.
             Yo que parí demasiado tarde
             a Pegaso fue al que estaba pariendo
             cuando el guerrero me asestó un corte en el cuello.

             La mortal era yo.

Inger Elisabeth Hansen en Hablabaror. Munnenes bok (1983), incluido en Poesía nórdica (Ediciones de la Torre, Madrid, 1999, ed. y trad. de Francisco J. Uriz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: