viernes, 28 de julio de 2017

Poema del día: "Voces", de Antonio Porchia (Argentina, nacido en Italia, 1885-1968)

El hombre es aire en el aire y para ser un punto en el aire necesita caer.

*
El dolor no nos sigue: camina adelante.

*
A veces, de noche, enciendo una luz, para no ver.

*
Veía yo un hombre muerto. Y yo era pequeño, pequeño, pequeño... ¡Dios mío, qué grande es un hombre muerto!

*
Una cosa bella es dos cosas: bello y cosa. Y las dos cosas nunca se dan juntas.

*
Soy un habitante, pero ¿de dónde?

*
Hace mucho que no pido nada al cielo y aún no han bajado mis brazos.

*
Otra vez no quisiera nada. Ni una madre quisiera otra vez.

*
Yo también tuve un verano y me quemé en su nombre.

*
Te deben la vida y una caja de fósforos y quieren pagarte una caja de fósforos, porque no quieren deberte una caja de fósforos.

*
No, no es nada, nada. Es sólo dolor.

*
Palabras que me dijeron en otros tiempos, las oigo hoy.

*
Nada más que un infinito de esperas y el fin de un infinito de esperas. Nada más.

*
Mi nombre, más que llamarme, me recuerda mi nombre.

*
A veces necesito la luz de un fósforo para alumbrar las estrellas.

*
Quien ha hecho mil cosas y quien no ha hecho ninguna, sienten iguales deseos: hacer una cosa.

*
Una flor y un infinito de puñales. Y sólo una flor mata. Está de más un infinito de puñales.

Antonio Porchia, incluido en Antología de la poesía surrealista latinoamericana (Editorial Galache, México, 1974, ed. de Stefan Baciu).

2 comentarios:

Tomo la palabra: