domingo, 4 de septiembre de 2016

Poema del día: "Boceto 2", de Dionisos Solomós (Grecia, 1789-1857)

                                           1

Un inmenso silencio de tumba reina en el campo.
Canta el ave, coge un grano y su madre lo envidia.
El hambre ennegreció los ojos. La madre se desmaya de deseo.
El buen suliota se pone aparte y se echa a llorar:
"Solitario y oscuro fusil, ¿por qué te tengo en las manos?
Te me has vuelto pesado y el turco lo sabe".

                                           2

Abril y el Amor danzan y sonríen
y tantas armas lloran por ti cuantas flores y frutos aparecen.

Una blanca colina de ovejas en movimiento está balando
y vuela de nuevo a la profundidad del mar
que, durante toda la noche, se mezcló con la belleza del cielo.
En las aguas del lago, a donde llegó con impaciencia,
juega con su sombra una mariposa azul
que perfumó su sueño dentro del lirio silvestre.
El gusanillo también se encuentra en un dulce momento.
La naturaleza es encanto, sueño y gracia en la belleza.
La piedra negra es toda dorada y la seca hierba.
En mil fontanas se vierte, en mil lenguas habla.
Quien muera hoy muere mil veces.
Tiembla el alma y se olvida dulcemente de sí misma.

                                           3

"¡Trompeta, corta con violencia los sortilegios del canto,
para que no corten el valor de la mujer, del anciano y del niño!".
Perdida, ¡ay de mí!, e indolente se escucha la trompeta.
¡Cómo llega al enemigo y despierta toda clase de ecos!
Produce una risa violenta en el ejército disperso
y la burlona trompeta vuela hasta lo alto del cielo.
Y, golpeando por doquier, aquí y allá,
con un gracioso aliento, el pecho saciado,
irritado, poderoso, lleno enteramente de almas,
agitó el aire hermoso y sereno.
Al final, a lo lejos, se oye una voz, como un astro caído,
una clara voz, una voz del miedo, concisa, hasta la fortaleza.

Dionisos Solomós en Los hombres libres sitiados (1834-1844), incluido en  Antología de la poesía griega. Desde el siglo XI hasta nuestros días  (Ediciones Clásicas, Madrid, 1997, ed. de José Antonio Moreno Jurado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: