jueves, 6 de agosto de 2015

Poema del día: "Ruiseñor ciego y encerrado en una jaula", de Aléxandros Soutsos (Grecia, 1803-1863)

Encarcelado en una jaula, ruiseñor mío, te quejas
y has empezado a olvidar tu melodiosa voz.
"En otro tiempo, cantaba por los bosques
y gozaba de la naturaleza, antes de que me cortaran las alas.
         Ahora, sin embargo, esclavizado,
         lloro, desgraciado, y lloro.

Antes de que me cegaran, veía la llanura, las montañas,
el verde prado y el brillante cielo,
y, junto a la fuente fría y al rosal,
el dulce céfiro movía mi perfumado nido.
         Ahora, sin embargo, ciego,
         lloro y lloro, desgraciado.

Cuando vi que me iban a encerrar en la jaula,
intuí que también iban a privarme de la luz".
"Bien lo intuiste. Los esclavos viven amargamente en las sombras
y entre el trabajo y la oscuridad comienzan a decir:
         Esclavizado, ciego,
         solloza, desgraciado".

"Si no canto y oculto mi pena en mi interior,
el tirano, lleno de cólera, me privará incluso del alimento.
¿Qué voy a hacer? Canto y, con mi lamento,
compro la amarga comida del día.
         Esclavizado, ciego,
         lloro y lloro, desgraciado".

"Hubo un cantor antiguo idéntico a ti.
Ruiseñor del Helicón, dios de la poesía,
pero ciego y pobre hasta su muerte,
se ganó la vida con sus melodiosos cantos,
         y pobre y ciego
         cantaba el desgraciado".

Aléxandros Soutsos, incluido en  Antología de la poesía griega. Desde el siglo XI hasta nuestros días  (Ediciones Clásicas, Madrid, 1997, ed. de José Antonio Moreno Jurado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: