miércoles, 11 de febrero de 2015

Poema del día: "Cazador de pájaros", de Eduard Bagritsky (Rusia, 1895-1934)

Es difícil el oficio de cazador de pájaros;
Hay que aprender sus costumbres,
Recordar el tiempo de los vuelos,
De varios modos silbar.

Mas vagando por caminos,
Durmiendo bajo los cercados,
Alegre está Didel, él puede
Cazar pájaros y cantar canciones.

En el húmedo saúco redondo
Se entonó un ruiseñor como un caramillo,
En un pino suenan paros,
En un abedul un pinzón retumba.

Saca Didel
De su recóndita alforja
Tres caramillos de caza y a cada ave
Un caramillo dedica.

Sopla un caramillo de saúco
Y suena en la floresta,
Desde su protección verde
Le responde un ruiseñor.

Sopla un caramillo de pino
Y silba el caramillo,
En los pinos los paros respondiendo
Esparcen sus cascabeles.

Saca Didel
De su recóndita alforja
El más ligero, el más sonoro
Caramillo de abedul.

Tiernamente prueba los tonos,
Sopla la rendija cantante;
Con voz alta, el abedul
Bajo su aliento canta.

Luego esta voz oyendo
Voz de árbol, voz de ave,
En el abedul al lado del camino
Trinará el pinzón que responde.

Detrás de un terraplén
Donde se apaga el ruido de los carros
Al lado de un estanque, cubierto de verdor,
Sus redes extendió Didel.

Sobre él, verde abajo,
Celeste y azul arriba,
Se levanta el mundo como un ave enorme
Que silba, rumora, suena.

Así anda alegre Didel
Con su bastón, ave y alforja,
Por el Hartz cubierto de bosques,
Del Rhin por las riberas.

Por la Turingia de robles,
Por la Sajonia de pinos,
Por la Westfalia de saúcos,
Por la Baviera embriagada.

Marta, Marta, ¿por qué lloras
Si anda Didel por los campos,
A los pájaros silbando,
Y sin pensar sonriendo?

Eduard Bagritsky en Sur Oeste (1918), incluido en Antología poetas soviéticos (Editorial AHR, Barcelona, 1968).

2 comentarios:

Tomo la palabra: