miércoles, 24 de julio de 2013

Poema del día: "Dadnos paso", de May Swenson (Estados Unidos, 1913-1989)

para trascender lo orgánico
 porque seguramente hay algo más
  para lo que es un impedimento una vaina opaca
   ¿Y si fuera la vista la que se ciega
    el oído el que ensordece
     el tacto el que nos hace insensibles?
      ¿Y si atados con una camisa de sangre
       a un potro de huesos nos asfixiamos
        en el calabozo de nuestros pulmones?
         Hoy estamos en nuestros cerebros
          un laboratorio
           ¿Hemos de estar aquí
            mañana?
             ¿No hay
              cumbres
              en las que permanecer
              limpiamente
             sin cabeza?
            ¿Entre la barriga
           del sol y la barriga
          del mundo
         hemos de rebotar siempre
        generaciones magnetizadas del círculo?
       Dejadnos comer solo oscuridad
      rechazar nuestra órbita rancia
     y andar sólo en el sueño
    vislumbrar ahí una rendija en el futuro
   y trabajar para ampliarla
  Dejadnos preparar para desnudarnos fuera del capuchón de horca
 del mundo
sin excusa de carne o apología de sangre

May Swenson, incluido en Siete poetas norteamericanas actuales (Editorial Pamiela, Pamplona, 1991, selecc. y trad. de Rosa Lentini y Susan Schreibman).

Otros poemas de May Swenson
Dadnos pasoUn deseoPráctica nocturnaPregunta

2 comentarios:

  1. Sin duda tenemos sentidos terrícolas modelados por la supervivencia, de modo que la realidad no parece tener mucho que ver con lo que sensorialmente percibimos.

    Se dice que vemos transparente (vamos, que no lo vemos) el aire porque si lo viéramos de algún color, entonces no veríamos más que eso: el aire. Por eso (nos) es invisible (sinónimo de transparente).

    Y lo mismo el agua: nos viene de cuando fuimos peces. Para ver en el agua necesitábamos no ver el agua. Por eso no la vemos, por eso (nos) es transparente. No sé si me explico.

    Vemos transparente lo que nos conviene (para la supervivencia) no ver.

    No percibimos lo que nos conviene no percibir.

    Y lo mismo con los otros sentidos. No oímos lo que nos conviene no oír. No sentimos lo que nos conviene no sentir.

    Hay cosas que nos conviene (siempre para nuestra supervivencia, se entiende) no percibir y por eso no las percibimos. Pero eso no quiere decir que no existan.

    Así que somos visualmente ciegos, auditivamente sordos, olfativamente anósmicos...

    Saludos desde Granada (España).

    ResponderEliminar
  2. Quizá fui algo enrevesada en mi comentario.

    Incoloro = transparente = invisible.

    El aire que vemos transparente, incoloro, invisible (nada es tan invisible como el aire, QUE NO LO VEMOS) es en realidad un mogollón de gases juntos (oxígeno, hidrógeno, anhídrido carbónico...). Y todo eso no es azul, ni verde, ni amarillo..., sino transparente (incoloro = invisible). ¿Para qué?

    Para que podamos ver TODO lo demás.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: