jueves, 7 de abril de 2011

Poema del día: "Te palpo, te toco...", de Raúl Zurita (Chile, 1950)

Te palpo, te toco, y las yemas de mis dedos, habituadas a seguir siempre las tuyas, sienten en la oscuridad que descendemos. Han cortado todos los puentes y las cordilleras se hunden, el Pacífico se hunde, y sus restos caen ante nosotros como caen los restos de nuestro corazón. Frente a la muerte alguien nos ha hablado de la resurrección. ¿Significa eso que tus ojos vaciados verán? ¿que mis yemas continuarán palpando las tuyas? Mis dedos tocan en la oscuridad tus dedos y descienden como ahora han descendido las cumbres, el mar, como desciende nuestro amor muerto, nuestras miradas muertas, como estas palabras muertas. Como un campo de margaritas que se doblan te palpo, te toco, y mis manos buscan en la oscuridad la piel de nieve con que quizás reviviremos. Pero no, descendidas, de las cumbres de Los Andes sólo quedan las huellas de estas palabras, de estas páginas muertas, de un campo largo y muerto de flores donde las cordilleras como mortajas blancas, con nosotros debajo y aún abrazados, se hunden.

Raúl Zurita en INRI (Visor Libros, Madrid, 2004).

Otros poemas de Raúl Zurita y artículos sobre su obra
*Artículo de Francisco Cenamor sobre Cuadernos de guerra

2 comentarios:

  1. Precioso escrito me gusto mucho, me gustan esos finales que te llegan a hacer pensar ....
    "Pero no, descendidas, de las cumbres de Los Andes sólo quedan las huellas de estas palabras, de estas páginas muertas, de un campo largo y muerto de flores donde las cordilleras como mortajas blancas, con nosotros debajo y aún abrazados, se hunden"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es un poema hondo y doloroso sin duda. Ya de por si. Cuando se conoce el contexto es aún más hondo y doloroso.

      Eliminar

Tomo la palabra: