Asambleari@s

martes, 2 de septiembre de 2014

Poema del día: "Ahora", de Ernst Meister (Alemania, 1911-1979)

Ahora.
Ahora es hace tiempo.
Ahora:
septiembre,
por la tarde.

Olor
a ceniza aún caliente.
Como si yo mismo,
incinerado hoy,
fuera la ceniza.

¿Existo?
¿No soy yo?
Rotunda como un plato
y cargada de peras
y manzanas,
la luz.

Soy.
Existo con las flores.
Pestañas de los girasoles,
semillas
en la redondez de sus pupilas:
ojos,
mis ojos, muy cerca.

¿He dejado de ser?

El día del hombre:
rayo
en la oscuridad de bronce.

Ahora:
un septiembre,
por la tarde.
AHORA
es hace tiempo.

Ernst Meister, incluido en 21 poetas alemanes (Visor Libros, Madrid, 1980, selecc. y trad. de Felipe Boso).

Otros poemas de Ernst Meister
Viaje utópico

lunes, 1 de septiembre de 2014

Club de lecturas poéticas. Septiembre-Octubre 2014. ¿No nos estaremos repitiendo? (2ª parte) Poemas escritos en los siglos XVI a XIX (aprox.)

Después de cientos de poetas leídos de todas las épocas y culturas es fácil llegar a la conclusión de que hoy se escribe y se publica más poesía que nunca y que la mayoría está repetida y repetida y repetida hasta la saciedad. Lo que escribimos se parece demasiado a lo que se escribía desde el principio de la poesía hasta finales del siglo XIX, por ejemplo, más allá de las técnicas utilizadas y los países o lenguas de origen. Tal vez si leyésemos más escribiríamos menos y lo escrito sería genuino, honesto y de mayor calidad. 
   Si el único valor de lo que escribimos es el de poder decir "lo he escrito yo", apaga y vámonos. Pero antes de apagar, aquí van un buen número de poemas interesantes para interpelarnos.





A
Aleksey Vasilievitch Koltsov (Rusia, 1809-1842)
El caminoEl gran misterio
Alexsandr Serguéyevich Pushkin (Rusia, 1799-1837)
Canto de Oleg el ProfetaCarta de Tatiana a OneguinEl CáucasoLos demonios
Álvares de Azevedo (Brasil, 1831-1852)
Recuerdos de morir
Anatole France (Francia, 1844-1924)
Ante una firma de María Estuardo
Arthur Rimbaud (Francia, 1854-1891)
A la músicaAdiósDemocraciaEl barco embriagadoEl herreroEl malEl relámpagoLos azorados,  Los poetas de siete años

B
Bonaventura Carles Aribau (España, 1789-1862)
A la patria

C
Castro Alves (Brasil, 1847-1871)
El barco negrero (25)
Charles Baudelaire (Francia, 1821-1867)
CorrespondenciasEl hombre y el mar, Las ventanasLos gatos
Charles Cros (Francia, 1842-1888)
La embarcación-piano

D
Diego Hurtado de Mendoza (España, 1503-1575)
Quiero lo que no ha de ser
Dong Xiaowan (China, 1625-1651)
Improvisado junto a la ventana de seda verde

E
Emma Lazarus (Estados Unidos, 1849-1887)
El gran Coloso

F
Félix Lope de Vega (España, 1562-1635)
Con presunción de bélico soldado...Pastor que con tus silbos amorosos...
Fiódor Ivánovich Tiútchev (Rusia, 1803-1873)
Mal'aria
Francisco de Quevedo (España, 1580-1645)
Médico que para un mal que no quita, receta muchosUn enfermo a quien los médicos fatigan con la dieta, se burla de su regimiento
Francisco Gavidia (El Salvador, 1863-1955)
El insomnioNeurosis
Francisco Giner de los Ríos (España, 1839-1915)
Nueva primavera
Fray Damián de Vegas (España, siglos XVI-XVII)
Estate, Señor, conmigo...

G
Gaspar Gil Polo (España, 1530-1584)
Canción de NereaCuando la brava ausencia un alma hiere...No es ciego Amor...
George William Rusell 'Æ' (Irlanda, 1867-1935)
El gran aliento de la bellezaSacrificio
Gonçalves Dias (Brasil, 1823-1864)
DeprecaciónEl marLecho de hojas verdes
Guido Gezelle (Bélgica, 1830-1899)
Ay tu susurro, oh esbelto junco...Cuando el alma escucha...
Gustavo Adolfo Bécquer (España, 1836-1870)
Rima
Gutierre de Cetina (España, 1520-1557)
Ojos claros...

H
Henrik Ibsen (Noruega, 1828-1906)
A mi amigo el orador revolucionarioPájaro y pajarero
Hermann Gorter (Holanda, 1864-1927)
Vino a pararse en una negra noche...
Hubert Corneliszoon Poot (Holanda, 1689-1733)
La vida alegre

I
Ivan Savic Nikitin (Rusia, 1824-1861)
El pobre

J
Jacques Perk (Holanda, 1859-1881)
Canción de la tormenta
Jean Moréas (Ioannis Papadiamantopoulos. Grecia, 1856-1910)
Sólo los muertos me oyen...
Josep Lluis Pons i Gallarza (España, 1823-1894)
El olivo mallorquín
Juan Boscán (España, 1492-1542)
¡Oh gran fuerza de amor, que así enflaqueces...Soneto
Julio Herrera y Reissig (Venezuela, 1875-1910)
ClaroscuroEbriedad

L
Luis de Góngora (España, 1561-1627)
A D. Sancho Dauila...Al Nacimiento de Christo  N. S., De chinches...De pura honestidad...Fragoso monte...Mientras por competir...No destroçada naue...Para el principio de la Historia...Raya dorado sol...Tres veces de Aquilon...Verdes hermanas...,
Luís Delfino (Brasil, 1834-1910)
La fuente que extasía

M
Manuel Curros Enríquez (España, 1851-1908)
¡Ay!,
Manuel González Prada (Perú, 1844-1918)
Rondel
María Eugenia Vaz Ferreira (Uruguay, 1875-1924)
El ataúd flotanteVoz del retorno
Mariano Melgar (Perú, 1790-1815)
Elegía (I)
Marinos Falieros (Grecia, ca 1475-ca 1525)
Historia y sueño (vv. 395-422)
Mijaíl Lérmontov (Rusia, 1814-1841)
El puñalLa muerte del poetaLa patriaLa velaPrimero de eneroTodo está silencioso...Una hoja de roble...

N
Nikolái Alekséyevich Nekrásov (Rusia, 1821-1877)
Hielo, nariz roja

P
Paul Verlaine (Francia, 1844-1896)
Arte poéticaMi sueño familiar
Pierre Louÿs (Francia, 1870-1925)
El recuerdo desgarradorEl último amanteVoluptuosidad,
Pieter Cornelis Boutens (Holanda, 1870-1943)
Soneto
Prosper van Langendonck (Bélgica, 1862-1920)
Se oye latir mi corazón...

R
Rabindranath Tagore (India, 1861-1941)
La cosecha (110234055607280. Los marineros,), La fujitiva (3), Regalo de  amante   (10),  Tránsito (25)
Ramón de Campoamor (España, 1817-1901)
Colón (66), El amor no perdona
Rubén Darío (Nicaragua, 1867-1916)
Canto a la sangreDivagaciónLa página blancaPórticoSonatina

S
Saint-Paul-Roux (Francia, 1861-1940)
El pavo real
San Juan de la Cruz (España, 1542-1591)
Oh llama de amor viva...
Santa Teresa de Jesús (España, 1515-1582)
El camino de la cruz
Sor Juana Inés de la Cruz (México, 1651-1695)
De hermosas contradicciones...Escuche, qué cosa, y cosa...,
Sousândrade (Brasil, 1833-1902)
Harpa (XXXVI)
Stéphane Mallarmé (Francia, 1842-1898)
Abanico de Mme. MallarméBrindis fúnebre por Theophile GautierCansado del reposoUna negra por el demonio poseída...
*Artículo de Francisco Cenamor sobre una antología editada en España

V
Vicente de Carvalho (Brasil, 1866-1924)
Sugestiones del crepúsculo

W
Walt Whitman (Estados Unidos, 1819-1892)
Cuando escuché al astrónomo erudito...
Wang Wei (China, siglo XVII)
Amarrado el barco a la orilla del ríoRespondiendo a mi amigo Xia Yu¿Se abren ya las flores del ciruelo?
Wei Rongxiang (China, siglos XVIII-XIX)
Enviando mi corazón a mi amado, un día de otoño
Willem Kloos (Holanda, 1859-1938)
El mar y el alma
William B. Yeats (Irlanda, 1865-1939)
El manto, la barca y los zapatos
William Shakespeare (Inglaterra, 1564-1616)
Soneto (V)

domingo, 31 de agosto de 2014

Poema del día: "Turista de 1934", de Homero Aridjis (México, 1940)

En una cama del Hotel Genéve
ella me preguntó por las montañas
que rodean la ciudad de México
               yo contemplé los senos solitarios de su vida
               que como picos blandos
               se alzan a la caída de la noche

ella me contó que en el Mercado del Volador
compró joyas de hace cien años
a precios razonables
               yo miré sus ojos
               sin valor alguno
               de aquí a cien años

ella me preguntó por el Salón México
donde los hombres bailan con overol y sombrero
y por el restaurante El Retiro
donde los aficionados al toreo
los domingos en la tarde
después de la corrida
corren a comer las entrañas de los toros muertos
               yo abracé en la noche íntima del cuarto
               y dancé en su oscuridad
               y comí en su vida

ella me habló de paseos por los suburbios
y me platicó de hombres a caballo
que silbaban a su paso en Coyoacán y Churubusco
               yo sentí celos de lo que sus ojos vieron
               y de lo que no vieron

Homero Aridjis, incluido en Tigre la sed. Antología de poesía mexicana contemporánea 1950-2005   (Ediciones Hiperión, Madrid, 2006, selecc. de Víctor Manuel MendolaMiguel Ángel Zapata y Miguel Gomes).

viernes, 29 de agosto de 2014

Poema del día: "Con gusto te daría mi boca...", anónimo (Afganistán, siglo XX)

Con gusto te daría mi boca,
pero, ¿por qué mover mi cántaro? Ya estoy toda mojada.

Anónimo, incluido en El suicidio y el canto. Poesía popular de las mujeres pastún de Afganistán (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo, Madrid, 2002, ed. de Sayd Bahodín Majruh, versión de Clara Janés).

jueves, 28 de agosto de 2014

Poema del día: "Mal'aria", de Fiódor Ivánovich Tiútchev (Rusia, 1803-1873)

¡Amo esta cólera de Dios, el mal
misterioso, invisible,
por todas partes difundido;
en las flores y fuentes
con transparencias de cristal,
en los rayos del iris y en el cielo de Roma!
¡Y este cielo profundo, transparente,
tu pecho que respira acompasado,
y este cálido viento
que estremece las ramas,
este aroma de rosas,
y todo es sólo muerte!

¿Y quién sabe? Tal vez
en la naturaleza
los sonidos y aromas, las flores y las voces
sólo son los heraldos del último minuto
que deben endulzar nuestras torturas.
Tal vez el juez de nuestro sino,
cuando arranca a la vida los hijos de la tierra
cubre su imagen con ligero velo,
disfrazando el horror de su llegada.

Fiódor Ivánovich Tiútchev, incluido en Poetas rusos del siglo XIX (Ediciones Rialp, Madrid, 1967, selec. y trad. de María Francisca de Castro Gil).

miércoles, 27 de agosto de 2014

Poema del día: "El pavo real", de Saint-Paul-Roux (Francia, 1861-1940)

A Camille Mauclair
A lo largo de esta escalera sin fin como la escala de Ezequiel, se despliega un Pavo Real cuya cola triunfante exhibe un enjambre de ojos fabulosos; el espléndido pájaro, no obstante, peca por la enredadera de su andar y por el verbo irrisorio que el lagarto de su cuello clava como una espina en la dispersa armonía.
     Cuando, hace tiempo, yo utilizaba esta escalera para ascender al Ensueño o para descender a la Realidad, siempre me escudriñaban sus ojos más grandiosos que los ojos solitarios de las cortesanas muertas; me parecía mitigar la gloriosa curiosidad de cien Vírgenes en la balaustrada de un pensionado, y de este modo el pavoneo maduraba duraznos tímidos en mis cándidas mejillas.
     Todavía sana en la Vida, mi adolescencia sólo había conocido las alabanzas del firmamento de plumas expansivas; mis años primeros sólo habían recibido la genuflexión del abanico, orgulloso de mi claridad pura.
     Pero, esa noche, al regresar de las ciudades insensatas, cuando pasaba ante el Pavo Real singularísimo, advertí que unos ojos crueles ocupaban el lugar de las pupilas elogiosas de antaño.
     Con el fin de saber, me apoderé de sus sólidas miradas de hielo y las fundí en el brasero de mi confusión.  Encontré, en el agua así obtenida, mis pecados convertidos en sapos. Furioso contra esta inoportuna videncia, quise reventar a los espías, cuando de pronto, encabritándose a la manera de un fuego de artificio, el Pavo Real exclamó:
     —"Ayer, insensato, mi pavoneo festejaba tu aurora, y mi madrigal amedrentaba tu modestia rosa; ahora, mi pavoneo taladra tu claro de luna, y mi sátira debilita tu modestia verde. Entérate por las buenas o por las malas de que el Poeta ejecuta un espectáculo desde los pañales hasta el sudario, y cada uno de los muñecos es el único jardinero de los ojos que lo persiguen. Reviéntalos si puedes, mis ojos volverán a florecer. Tu ser pertenece a la muchedumbre — y yo soy la Opinión."
     Desde entonces, envidioso del campesino calmo en medio del trébol y a quien protege la ignorancia, ya no me atrevo a ser bueno ni malo, para no suscitar el innumerable espionaje.
     ¡Oh!, ¡vivir en el corazón de las soledades, una piedra sepulcral sobre mi vida!

Saint-Paul-Roux en De la Colombe au Corbeau par le Paon (1904), incluido en Poetas franceses contemporáneos  (Ediciones Librerias Fausto, Bueno Aires, 1974, selec. y versiones de Raúl Gustavo Aguirre).