Asambleari@s

miércoles, 22 de octubre de 2014

Poema del día: "Soy el último poeta del campo...", de Serguei Esenin (Rusia, 1895-1925)

Soy el último poeta del campo.
Es pobre en canciones un puente de tablas
en la misa final estoy, entre abedules,
que inciensan el aire con sus ramas.
Este cirio humano, de cera,
se extinguirá con áurea llama.
Y el reloj remoto de la luna
gruñirá mi postrer campanada.
Un huésped de hierro, rugiendo
saldrá a la senda del campo azulino;
recogerá con sus negruzcas manos
el grano que el alba ha vertido.
¡Manos muertas, manos extrañas,
no vivirán con vosotras mis cantos!
Sólo los caballos y las espigas,
echarán de menos a los amos.
El viento borrará los susurros,
preparando la funesta danza...
Y el reloj remoto de la luna,
gruñirá mi postrer campanada.

Serguei Esenin, incluido en Antología poetas soviéticos (Editorial AHR, Barcelona, 1968).

Otros poemas de Serguei Esenin
Al perro de KachalovConfesión de un golfoEl otoñoLa canción de la perra, No me engañaré a mí mismo...,  Piso la primera nieve, Querida, ven a mi lado...¡Shagané, mi dulce Shagané!...Un hastío de interminables llanuras...Ya nos vamos marchando poco a poco...

martes, 21 de octubre de 2014

Poema del día: "Cancionero LXI", de Francesco Petrarca (Italia, 1304-1374)

Benditos sean el año, el mes, el día,
la estación, la hora, el tiempo y el instante,
y el país y el lugar en que delante
de los ojos que me atan me veía;

y el dulce afán primero que sentía
cuando me ataba Amor, y aquel tirante
arco, y sus flechas, y, en mi pecho amante,
las profundas heridas que me abría.

Bendito sea el incesante acento
que llamando a mi dama he difundido,
y el llanto y el deseo y el lamento,

y bendito el papel con que he solido
ganarle fama y, ay, mi pensamiento,
que parte en él tan sólo ella ha tenido.

Francesco Petrarca, incluido en Antología esencial de la poesía italiana (Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1999, selecc. de Antonio Colinas, varios trad.).

Otros poemas de Franceso Petrarca
Cancionero (IXIXXXXV)

lunes, 20 de octubre de 2014

Poema del día: "Epitafio", de Gertrudis Gómez de Avellaneda (España, 1814-1873)

                      Para grabarse en la tumba de un escéptico
                                                            Imitación de Parny

      Tuvo el que yace aquí cordura extrema;
Para evitar error dudó de todo:
La existencia de Dios puso en problema,
Y -dudando vivir- vivió a su modo.
      Cansado al fin de caos tan profundo
Huyó por esta puerta diligente,
Para ir a preguntar al otro mundo
Lo que en este creer cuadra al prudente.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, incluido en Antología de poetas románticas (Sial Ediciones, Madrid, 2008, edición de Diego Martínez Torrón).

Otros poemas de Gertrudis Gómez de Avellaneda
Al mar

domingo, 19 de octubre de 2014

Poema del día: "El hermano ausente en la cena de Pascua", de Abraham Valdelomar (Perú, 1888-1919)

La misma mesa antigua y holgada, de nogal,
y sobre ella la misma blancura del mantel
y los cuadros de caza de anónimo pincel
y la oscura alacena, todo, todo está igual...

Hay un sitio vacío en la mesa hacia el cual
mi madre tiende a veces su mirada de miel
y se musita el nombre del ausente; pero él
hoy no vendrá a sentarse en la mesa pascual.

La misma criada pone, sin dejarse sentir,
la suculenta vianda y el plácido manjar;
pero no hay la alegría y el afán de reír

que animaran antaño la cena familiar;
y mi madre que acaso algo quiere decir,
ve el lugar del ausente y se pone a llorar...

Abraham Valdelomar en Obra poética, incluido en Antología de la poesía peruana  (Ediciones Nuevo Mundo, Lima 1965, selec. de Alberto Escolar).

viernes, 17 de octubre de 2014

Poema del día: "El agua", de Hans Lodeizen (Holanda, 1924-1950)

En el cielo rosa
  y en el silencio inmenso
  oyó una voz
  una sensible voz que desde
  el junco amarillo le llamaba
  en el cielo rosa
  le llamaba
  y en el silencio inmenso

plantado estaba un hombre
a la otra orilla del agua
que le saludaba con el pañuelo
en el cielo rosa
un hombre entre los juncos amarillos

aguardó mucho tiempo
y no contestó
a la sensible voz
que desde el juncar amarillo le llamaba
en el cielo rosa
y el silencio inmenso
no contestó
y esperaba.

Hans Lodeizen, incluido en Antología de la poesía neerlandesa moderna (Ediciones Saturno, Barcelona, 1971, selecc. y trad. de Francisco Carrasquer).

jueves, 16 de octubre de 2014

Poema del día: "Oh albañiles blancos...", de Albert Bontridder (Bélgica, 1921)

Oh albañiles blancos
oh habitantes de piedra de lividez mortal

Ella va amontonando pisos en las calles angostas
edifica sobre la logarítmica escala de Jacob
envía peces muertos a planear sobre las fachadas de los hospitales

Ella abre y cierra las ventanas cada vez más tarde por la noche

Adonde ella lanza sus plumas caudales de acero
toca —golondrina del postrer secreto—
los relucientes ojos de los negros.

El aliento de Cham conmueve su lilial corola

Palpa tus sienes
la palabra albino
bombilla que llueve sobre el pecado original de las noches
palpa tus techos y escudos
tus ancestrales tabiques que en Eros se abren
tus sacrosantas puertas que se retrotraen en fuelles de órgano
tu Roma que se hincha en el balón de oxígeno
y tírate como Ícaro el pájaro

Entre el pulgar y el índice de las tinieblas
centellea la bombilla
agita la lámpara divina el hombre
y estalla al primer grito del animal nocturno

Así encontrará el negro la entrada y las ruinas.

Albert Bontridder, incluido en Antología de la poesía neerlandesa moderna (Ediciones Saturno, Barcelona, 1971, selecc. y trad. de Francisco Carrasquer).