martes, 24 de mayo de 2016

Poema del día: "Meiko Kaji", de Carlos Ríos (Argentina, 1967)

Ellos, todos, sus epígonos y el brote inducido por el paso de una dosis atemperada pero siniestra (1) Las líneas espectrales de cortisona disparan un kit de pánico (2) Estar fuera del cuerpo libera un mestizaje de miedos y tristezas (3) A modo de ejemplo ella, la japonesita que deja de farfullar cuando  los ve y entona, protegida por una bufanda de sombra, su Wakarebanashi nanka (4) Sus amigos norcoreanos habían pasado cinco días sin dormir, echando pestes, después la luz se fue o la cortaron, robaron la comida, cayó la ola de Hokusai sobre sus piernas, como en Berlín la piedra, como en Tijuana el cepo (5) Los sobrevivientes dieron su resto como ofrenda a los más fuertes (6) Nosotros (7) No

Carlos Ríos en Nosotros no (2011), incluido en Penúltimos 33 poetas de Argentina (UNAM, México, 2014, selec. de   Ezequiel Zaidenwerg).

Otros poemas de Carlos Ríos
Work Camp

lunes, 23 de mayo de 2016

Poema del día: " Cristales míos 24", de María Cegarra (España, 1903-1993)

Siempre da la mitad de un sentimiento. Sus emociones son cifras,
sus placeres líneas, su amor y su fe luces quebradas. No completa la
alegría ni finaliza el dolor- Todo es sector en su alma.
Únicamente es doble
el eco de su conciencia.

María Cegarra en Cristales míos (1935), incluido en Peces en la tierra. Antología de mujeres poetas en torno a la Generación del 27 (Fundación José Manuel Lara, Sevilla, 2010, ed. de Pepa Merlo).

Otros poemas de María Cegarra
Cristales míos (12)

domingo, 22 de mayo de 2016

Poema del día: "La corriente de la noche", de Monindra Gupta (Bangladés, 1930)

Abro, por la tarde, la cerradura. No es una habitación, es un niño sordo, mudo, huérfano.
Lo dejo. Estoy cansado...
A veces, cuando regreso al atardecer, veo que está jugando
con la luz que cae de los ventiladores. Juego con él como alguien de su misma edad pero descubro
          que
estoy con la sombra y él se ha ido con la luz del sol.
Sufro en las tardes del monzón. El niño-cuarto no quiere quedarse
ni un momento dentro: ladra y enseña sus uñas como un gato negro.
Le echo de una patada, vuela como un murciélago maldito
entre la lluvia dura y los relámpagos, en la oscuridad...
Volverá antes del alba después de beber sangre o melancolía durante toda la noche.

Nunca me siento solo.
Hierve la carne dentro de la olla a presión. Qué alegría comer,
la comida y yo: un encuentro de los dos. Desde el plato el arroz blanco
habla de muchas cosas de cariño la carne en el plato hondo
es una fábula silvestre. Como si entre el margen de un bosque y del cielo
hubiera una marmita, el vacío alrededor... desde la marmita
sube la historia de la cotidianidad hacia la nube cósmica.

Toda la noche en un sueño leve, la sonata lunar se adueña del bosque,
de repente el viento mueve dentro del árbol la luz y la sombra, el sonido:
un grupo de mandriles rojos salta hacia la luna. Cae el rocío,
el sonido: un grupo de ciervos se mueve suavemente.
Ahora el sonido del aire es ascendente al igual que la caída de las ramas.
Llega un poni salvaje, vuela su crin, para y corre dando media vuelta...
Nunca estoy solo. Me quedo conmigo mismo.

Monindra Gupta, incluido en La pared de agua. Antología de poesía bengalí contemporánea  (Olifante Ediciones de poesía, Zaragoza, 2011, ed. y trad. de Subhro Bandopadhyay   y Susana Agustín para este poema, adaptación de Violeta Medina).

Otros poemas de Monindra Gupta
La vaca de la luna

sábado, 21 de mayo de 2016

Lee aquí poetas de ISRAEL

A
Amir Gilboa (Israel, nacido en Ucrania,  1917-1984)
IsaacMoisésPor fin voy hacia el hombre...
D
Dan Pagis (Israel, nacido en Rumanía, 1930-1986)
Borrador de un acuerdo de separacionesSermónTestimonio
N
Natan Zach (Israel, nacido en Alemania, 1930)
De año en añoMax murió
Y
Yehuda Amijái (Israel, nacido en Alemania, 1924-2000) 
Quiero morir en mi cama

viernes, 20 de mayo de 2016

Poema del día: "Para quien tomaría la vida del hombre en sus manos", de Delmore Schwartz (Estados Unidos, 1913-1966)

El Tigre Cristo desenvainó su espada,
La tiró, se convirtió en cordero.
Swift escupía sobre la especie, pero
Llevó a dos mujeres a su corazón.
Sansón que era fuerte como la muerte
Dio su fortaleza por besar a una perdida.
Otelo, aquel duro guerrero
Fue roto por el corazón de una mujer.
Troya ardió por impuestos marítimos,
Pero también por la posesión de una puta adorable.
¿Qué nos muestran estos ejemplos ?
¿Qué debe saber el asesino acabado?

No te puedes sentar sobre bayonetas
Ni tampoco puedes comer entre los muertos.
Cuando todos mueren, estás solo,
Un vacío llega adonde el odio ha crecido.
La fruta del crimen es piedra silenciosa,
El revólver aumenta la pobreza.
¿Con qué brillan estos ejemplos?
El soldado quiere mujeres y vino.
El amor es el tacto de todo bien.
El único calor, la única paz.
"¿Qué he dicho?", preguntó Sócrates,
"Afirmado extremos, gritado sí y no,
Tomado todas las partes, denegado a mí mismo,
Alabado la caricia, excluido el golpe,
El soldado y el amante están bastante confusos
Hasta que intercambian sus movimientos.

—¿Qué muestran todos estos ejemplos?
¿Qué sabe cualquier actor?
La contradicción en cada acto,
La infinita tarea del corazón humano".

Delmore Schwartz, incluido en Nueva poesía USA. de Ezra Pound a Bob Dylan (Ediciones de la flor, Buenos Aires, 1970, selec. y trad. de Marcelo Covián).

jueves, 19 de mayo de 2016

Poema del día: "Detrás de una ventana", por Roberto Fernández Retamar (Cuba, 1930)

                                                              A quien miraba, a pesar suyo

Tú estás riéndote, detrás de una ventana,
Del enamorado que confunde su amor con la brisa,
Un sonido cualquiera con el de sus pasos apresurados,
La forma de un auto con la forma de su auto;
Que confunde una hora con otra hora,
Una manera de mirar con una manera de olvidar.
Si te acercaras, podrías reírte todavía más,
Viéndolo mezclar el ruido del reloj con el del corazón,
Oyéndolo escoger en vano las palabras que mejor lo representen,
Y trabándose una y otra vez en flores, estrellas, amaneceres y suspiros,
Como si se tratara de escribir una página.
Las otras personas también pueden reírse,
Al reparar en su vago aire de conspirador,
En el misterio fácil de los ojos, en el pelo sobre la frente,
En la camisa desgarbada, en los pasos para tomar posiciones,
Como quien va a descargar su rifle sobre alguien.
Por eso estás riéndote, y podrías reírte mucho más.

Pero tú estás detrás de una ventana.

Roberto Fernández Retamar, incluido en Nueva poesía cubana (Ediciones Península, Barcelona, 1970, ed. de José Agustín Goytisolo).

Otros poemas de Roberto Fernández Retamar
Abandonar París

miércoles, 18 de mayo de 2016

Poema del día: "[el carnicero]", de María Ángeles Pérez López (España, 1967)

El carnicero afila su cuchillo.
Despliega el sucio mapa del despiece,
la palabra animal y su temor,
sus sílabas cortadas con certeza
como si se pudiera destazar
un sustantivo (cerdo, pollo, vaca)
sin que la sangre cubra las paredes.
Como si se pudiera estar pensando
en la dulce armonía de la esfera,
en el amor al número y al cosmos
mientras se hunde el cuchillo para abrir
incisión y templanza entre la carne.

Cicatriza la sal sobre esa herida
y así el hambre conserva el desconsuelo
de ampararse en la limpia tajadura,
en la hoja de metal y de papel
que se salpica en todos los oficios
y es la degollación del inocente.
Tiembla la mano que ha de ser exacta.
Si escribe carnicero. Si inocente.

                                  con Federico, todavía

María Ángeles Pérez López, incluido en Nayagua. Revista de poesía (nº 21, febrero de 2015,   Fundación Centro de Poesía José Hierro, Getafe).

Otros poemas de María Ángeles Pérez López
[ciervos][el carnicero]