jueves, 11 de julio de 2019

Poema del día: "Pequeño Manifiesto Punk", de Víktor Ibarra Calavera (México, 1992)

(prólogo a la exaltación del reino monera)


ok monstruo

amaranta isabel andrea angélica mariana monserrat dulce fernanda ximena paula alicia bertha donde quiera que estén que la felicidad y la enajenación sea con ustedes

todos los perros van al cielo de los perros Con espejos rotos Con jeringas Con escupitajos Con perros de sangre en la sangre Con la cabeza rapada Con golpes en la mandíbula Con heroína y dinosaurios de heroína Con cicatrices Relámpagos Etcéteras Leones de oro Máscara de cerebros Mi máscara de cerebros Mis botas de odio Mis pantalones sucios Mis brazos tatuados de dictador Mis dientes negros como fotografías de mis hijos terroristas enterrados en las nubes que estallan Todos los perros nos vamos al cielo de los perros Así que aprovecha el día No eres nadie No esperes nada Mastúrbate Mastúrbate y dispárame entre los ojos Incendia el mundo Olvídate de las imágenes bellísimas Olvídate de los versos perfectísimos Tu pureza de convertible rojo Tu elevada presencia Tu absoluta presencia de robot afeminado Tu traje carísimo Tu rostro de florecita sin rasguños ni quemaduras de cigarro Olvídate de la poesía No vale nada Estás solo Desnudo y enfermo Tirado en el vómito fosforescente de los reyes vagos Nunca serás un sol negro Serás un plagio Una repetición Un panfleto de mocos Una fiesta de zombies decapitados La juventud no importa si la vida no arde La juventud no importa si no tienes los ojos rojos y la boca rota Pequeño retrasado mental No sabes quién eres Estudiante universitario con vocación de poodle Enajenación estética No salvarás al mundo Diviértete como nunca y guarda silencio Córtate las piernas Patéame Quiero ser tu perrita Tu constelación de seguidores Tu guerra civil de fantasía No me preguntes qué espero No tengo rumbo No puedo mantenerme de pie Yo soy la vida Los bolsillos rotos Esa mancha en la pared con forma de delincuente Y no es que sea un mal escritor Es que no soy nadie No soy especial Todos los perros nos vamos al cielo de los perros Así que olvídalo Ponte tu chamarra de piel Ponte tu máscara de estoperoles y acelera No mires atrás No te despidas de tus padres Orina de una vez a la policía y al servicio secreto Comienza a vivir y no te detengas Escúchame Escúchame No eres más que una pedrada en un cielo de moretones No eres más que un grito un aullido de fantasmas Date cuenta El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite El cielo se repite Es inútil No vales nada Todos los perros van al cielo Vámonos perros Vámonos

Víktor Ibarra Calavera, incluido en Astronave. Panorámica de poesía mexicana (1985-1993)  (Ediciones de Punto de partida, México, 2013, comp. de Gerardo Grande  y Manuel de J. Jiménez).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: