viernes, 9 de febrero de 2018

Poema del día: "La mujer abandonada", de Li Jinfa (China, 1900-1976)

Delante de mis ojos: ella —siempre harapienta y partida en dos—.
La totalidad de su mirada enferma y nauseabunda.
El chorro de sangre y el sueño profundo de sus huesos agotados.
La noche oscura: los mosquitos se le unen lentamente.
Se ponen en las juntas del bajo muro. El grito enloquecido en mis oídos,
Ahora es claro y distinto. Así, salvaje, como el viento enfurecido
E indignado que ha hecho temblar al pastor ambulante.

Adosada a las raíces de la hierba, con el alma de Dios, en el valle vacío.
Mi cerebro está triste y avergonzado —mi cerebro de abeja itinerante—,
Solo él puede estamparla en su seno; o con la fuente de la montaña,
Llevarla con la corriente hasta el precipicio junto con las hojas rojas
Y nunca la consideraremos una excepción.

La inquietud oculta de la mujer abandonada aumenta mientras avanza.
El fuego de las últimas luces del día no puede tomar la angustia del tiempo
El humo desaparece y acaba muriendo en las plumas de los cuervos.
Su paradero se detiene sobre la roca que vio el tsunami,
Donde ella escucha serenamente la melodía de los barcos.
Los adornos de su falda —viejos y débiles— dejan ver el dolor contenido.
Ella se dirige a la tumba de la colina sin lágrimas en los ojos,
Lo hace para servir de adorno al mundo.

                                                                  1925

Li Jinfa en Gran antología de la nueva literatura china (1935), incluido en El cielo a mis pies. Antología de la poesía china moderna 1918-1949  (Ediciones Hiperión, Madrid, 2013, selec. y traduc. de Blas Piñero Martínez).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: