viernes, 2 de diciembre de 2016

Poema del día: "Acecho", de Pablo Armando Fernández (Cuba, 1930)

Ahora nos tenderemos callados
para fingir qué amarillenta transición.
Yo velaré el minuto que comunica su eternidad.
Velaré el tiempo que presiento,
velaré su ceniza.
Si su llegada a la madera no inundara
los ojos, pensaría en los trenes,
en el tren que trajo a mi prima en Nochebuena.
Cuidaría de no agrandar los ojos
cuando me ofreciera, para iluminar
mi infancia, la manzana.
Y pensaría para siempre en amapolas y peces.
Pero traspasará victoriosa, sin que lo consintamos,
la noche que pusimos a los números
y también a las cruces y a las máscaras.
Por eso será mejor que no hablemos de reposar
y no se sentirá tentada.
De cualquier modo volverá a acurrucarse
en los relojes y nos señalará
que está presente y que sólo aguarda
que descuidemos la vigilia.

Pablo Armando Fernández, incluido en Nueva poesía cubana (Ediciones Península, Barcelona, 1970, ed. de José Agustín Goytisolo).

Otros poemas de Pablo Armando Fernández
AcechoEstos fueron los hechosPotestad

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: