domingo, 30 de octubre de 2016

Poema del día: "Teoría del oso II", de Vicente Quirarte (México, 1954)

El día menos puntual, más luminoso, es testimonio fiel de mi derrota. Sin mirar el reloj sé que son las once, cuando en mi pecho apenas dan las siete y fluye en la calle un sabor a novia triste, a leche sin dulzura. Sé que me gusta caminar, que mis zapatos me conducen por calles que conocen mis suelas desgastadas; seguro de amar una cintura esbelta como el agua, toda puerta que toco se abre siempre y la banqueta es litoral de un mar que no se ha ido. Miro la calle desde mi ventana y el día levanta su carpa incomprensible: algo más que este vidrio nos separa. El café, la camisa, el frío y el remordimiento de estar vivo son lo mismo. Bajo la regadera preparo nuevas estrategias para abatir al oso. Salgo del baño y me miro en el espejo: el oso celebra su pacto con Heráclito y Descartes. Desde que existe, ¿nos hemos bañado en la misma tina? Al pasar el rastrillo por la barba, escucho los gruñidos de la fiera: ella existe, luego pienso.

Vicente Quirarte, incluido en Tigre la sed. Antología de poesía mexicana contemporánea 1950-2005   (Ediciones Hiperión, Madrid, 2006, selecc. de Víctor Manuel MendolaMiguel Ángel Zapata  y  Miguel Gomes).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: