viernes, 20 de mayo de 2016

Poema del día: "Para quien tomaría la vida del hombre en sus manos", de Delmore Schwartz (Estados Unidos, 1913-1966)

El Tigre Cristo desenvainó su espada,
La tiró, se convirtió en cordero.
Swift escupía sobre la especie, pero
Llevó a dos mujeres a su corazón.
Sansón que era fuerte como la muerte
Dio su fortaleza por besar a una perdida.
Otelo, aquel duro guerrero
Fue roto por el corazón de una mujer.
Troya ardió por impuestos marítimos,
Pero también por la posesión de una puta adorable.
¿Qué nos muestran estos ejemplos ?
¿Qué debe saber el asesino acabado?

No te puedes sentar sobre bayonetas
Ni tampoco puedes comer entre los muertos.
Cuando todos mueren, estás solo,
Un vacío llega adonde el odio ha crecido.
La fruta del crimen es piedra silenciosa,
El revólver aumenta la pobreza.
¿Con qué brillan estos ejemplos?
El soldado quiere mujeres y vino.
El amor es el tacto de todo bien.
El único calor, la única paz.
"¿Qué he dicho?", preguntó Sócrates,
"Afirmado extremos, gritado sí y no,
Tomado todas las partes, denegado a mí mismo,
Alabado la caricia, excluido el golpe,
El soldado y el amante están bastante confusos
Hasta que intercambian sus movimientos.

—¿Qué muestran todos estos ejemplos?
¿Qué sabe cualquier actor?
La contradicción en cada acto,
La infinita tarea del corazón humano".

Delmore Schwartz, incluido en Nueva poesía USA. de Ezra Pound a Bob Dylan (Ediciones de la flor, Buenos Aires, 1970, selec. y trad. de Marcelo Covián).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: