jueves, 12 de mayo de 2016

Poema del día: "A la soledad", de Johann Timotheus Hermes (Alemania, 1738-1821)

¡Sé tú mi consuelo, callada tristeza!
Huyo hacia ti con tantas heridas,
nunca me quejo de mi pena ante los felices:
así calla el enfermo ante el sano.

¡Oh, soledad, qué suavemente me refrescas,
cuando mis fuerzas declinan!
Con ardiente anhelo te busco:
así busca el caminante, cansado, la sombra.

Aquí lloro. ¡Qué injuriosa es la mirada
con la que con frecuencia soy compadecido!
Ahora, lágrimas, no os detiene nada:
así baja el rocío de la noche sobre la tierra.

¡Oh, que tu gracia, querida soledad,
me traiga a menudo la visión del sepulcro!:
así atrae la oscuridad del atardecer
hacia la paz profunda de las bellas noches.

Johann Timotheus Hermes, incluido en El Lied clásico. Haydn, Mozart y Beethoven (Ediciones Hiperión, Madrid, 2003, selec. y trad. de Judit G. Viloria).

4 comentarios:

  1. un final revelador de una postrada melancolía
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Resignada,casi apasionada melancolía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el culto a la soledad, por mucho que sea pintada por poetas como negativa, es una constante.

      Eliminar

Tomo la palabra: