lunes, 8 de junio de 2015

Poema del día: "La iguana", de Elkin Restrepo (Colombia, 1942)

Cuidaba de no pisarla,
sobre todo en la noche
cuando se movía a sus anchas por la casa.
Era una diminuta iguana
de color negro,
llegada allí sin mayores explicaciones,
y que parecía un broche perdido
por alguna dama rica.
Durante el día
sus hábitos cambiaban
y era común verla, inmóvil,
con sus manitas y patitas de goma,
asida al muro o al espaldar de un mueble,
ausente de temor alguno,
como un huésped cumplido
que paga la renta.
A veces acariciaba su cabecita
llena de quién sabe qué pensamientos,
seguramente tan frágiles e insensatos
como los que hilan en la nuestra
el desfile de nuestros fantasmas.
De cabeza a cabeza,
quizá las diferencias no sean muchas
y todo al final consista
-dudas, terrores, alegrías, angustias, suertes -,
en cómo sobrevivir
sin convertirte
en tu propio, temible, enemigo.
Vuelta casi un objeto más
pasaba allí las horas,
impávida,
hasta que aguijoneada
por algún impulso repentino
escapaba
hacia la rendija de luz
que de repente encontraba
en el interior de sí misma.

Elkin Restrepo, incluido en Arquitrave (nº 54, enero-abril de 2014, Colombia).

Otros poemas de Elkin Restrepo
Bla, bla, blaBoris KarloffConversaciones en el campo de golfGreta Garbo

4 comentarios:

  1. Muy bello. Me gusto el final. Muy redondo verdaderamente. Hay un poema acerca de nuestro encuentro con animales. Es de Christian Morgenstern (1871-1914), un poeta alemán con un gran sentido del humor. Pongo la original alemana, una traducción al ingles y ensayo una traducción al español (ensayo digo). Proviene de una poemario suyo llamado Galgenlieder (Poemas de la horca, 1905)

    Das Huhn

    In der Bahnhofshalle, nicht für es gebaut,
    geht ein Huhn
    hin und her...
    Wo, wo ist der Herr Stationsvorsteh'r?
    Wird dem Huhn
    man nichts tun?
    Hoffen wir es! Sagen wir es laut:
    daß ihm unsre Sympathie gehört,
    selbst an dieser Stätte, wo es - "stört"!


    The Hen
    In the railroad station, never built for her
    walks a hen
    to and fro

    Where, where did the station master go?
    Will not men
    harm the hen?
    Lets hope not. Lets candidly aver
    that our sympathy she still enjoys, even in this place, where she annoys.

    La gallina
    En la sala de la estación del ferrocarril, ninguna morada para ella
    transita una gallina,
    de allá para acá.

    ¿Donde?, ¿donde está el administrador de la estación?
    ¿Maltratara alguien a esta gallina?
    Espero que no. Digamoslo pues en voz alta:
    Nuestra simpatía va con ella,
    aun en este lugar, donde obstaculiza nuestro paso.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para muchos poetas a lo largo de los tiempos, aunque en la actualidad no esté tan de moda, la contemplación de la Naturaleza ha sido una fuente de inspiración, para encontrar la belleza, para interpelarse sobre la existencia o bien como metáfora de la condición humana. Gracias por la aportación.

      Eliminar

Tomo la palabra: