lunes, 15 de junio de 2015

Poema del día: "Darío", por Constantino Cavafis (Grecia, 1863-1933)

El poeta Fernaces compone ahora
la parte esencial de su poema épico.
Cómo del reino de los Persas
se apoderó Darío hijo de Istape. (Es de él
de quien desciende nuestro glorioso monarca,
Mitridates, Diónisos y Eupator). Pero en este punto
es preciso meditar mucho; hace falta analizar
lo que habría sentido Darío en ese día:
arrogancia quizás y euforia de poder; no, más bien
la conciencia de la vana gloria de los poderosos.
Medita y sopesa todo eso con atención el poeta.

Pero su criado le interrumpe al llegar
corriendo, y anuncia la grave noticia.
La guerra con Roma ha estallado.
El grueso del ejército ha cruzado la frontera.

El poeta queda estupefacto. ¡Qué infortunio!
No hay esperanza ahora de que nuestro glorioso monarca
Mitridates, Diónisos y Eupator,
preste su atención a los poemas griegos.
Escribir poemas griegos — en plena guerra.

Fernaces está contrariado. ¡Qué desgracia!
Ahora que estaba seguro de triunfar con su "Darío"
contra todos sus críticos,
esos envidiosos, confundiéndolos de una vez por todas.
Qué cambio, qué cambio en sus designios.

Y si fuera eso tan sólo, esa desgracia.
Mas ¿estará segura su vida
en Amiso? La ciudad está bien fortificada.
Pero los romanos son enemigos aterradores.
¿Cómo podremos detenerlos nosotros
los capadocios? ¿Será ello posible?
¿Podremos medirnos con sus legiones?
Dioses poderosos, protectores de Asia, ayudadnos. —

Mas a pesar de toda aquella triste angustia,
la idea del poema insiste en él —
sin duda orgullo, y euforia de poder;
euforia de poder y arrogancia sintió Darío.
                                                                    (1920)

Constantino Cavafis, incluido en Poesías completas (Ediciones Hiperión, Madrid, 1991, ed. y trad. de José María Álvarez).

Otros poemas de Constantino Cavafis
Bellas flores blancasDaríoDesesperaciónEdipoEl dios abandona a AntonioEsperando a los bárbaros,  NegocioPasa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: