lunes, 27 de abril de 2015

Poema del día: "Rosas", de Sigbjørn Obstfelder (Noruega, 1866-1900)

¡Sí, rosas! ¡Marchitaos!
¡Marchitaos!

*

   Fue en mitad del invierno, en pleno día. Los tañidos de las campanas de la iglesia se agrupaban allí arriba y desaparecían. Allí arriba, donde el aire es puro.
   Eran rosas y rojo y nevaban pétalos de rosa.

                                                          Carmesíes de la primavera,
                                                          rubias del otoño,
                                                          blancas del invierno,
                                                          amarillas del verano.

*

   ¡No! ¡Yo no puedo!
   ¡Oh — así como — así como — cuando — — muere!

*

   Ella tenía los ojos más dulces, sí, los más risueños. Estaba muy lejos. Lloraba.

*

   Se reúnen sobre él, caen, gotean, gotean, se lanzan y se agrupan, se reúnen sobre él para formar un suave — los pétalos blancos, los pétalos rojos — un dulce beso de rosa, beso de pétalos de rosa.
   En la frente, en la boca, en el cuello.
*

   Ay, yo no puedo, no puedo — yo sólo quiero —
   ¡Suavemente querría yo morir! Querría sentarme en sus rodillas y besarla y abrazarla y morir como un niño obediente que se queda dormido.
   En ella, que es la muerte.

*

   Su vestido estaba tejido de rosas y cosido con tallos. Su aliento era el aroma de las rosas. Su sonrisa era la sonrisa de las rosas. Pero, ¿los ojos?
   Su llanto era el llanto de las rosas.
   Yo lo vi.

*

   Nieva. Rosas del sol. Rosas de las estrellas, millones de rosas de meteoros que han perdido el rumbo. Sobre el corazón se deposita el manto de rosas y el corazón se calienta tanto y late tan ligero.

*

                                                                   Hojas y hojas —
                                                                   Palpita. — Palpita
                                                                   Yema tras yema.
                                                                   Palpita. Palpita.

*

   Hay muchos ojos. Hay tantos ojos como rosas. Son ojos moribundos.

*

No, son dos ojos.

*

                                                                       Son dos. Son dos
                                                                  p.  Palpita. — Palpita.
                                                                       Son dos. Son dos
                                                                 pp. Palpita. — Palpita.

*

Magnífico.
Estoy ciego. No veo.

*

Dios.

*

Son dos. Son dos.
Muere.
Son dos. Son dos.
Muere.

*

Es uno.

*

   Él yace en un mar de rosas. El mundo es — rosas, todo es rosas, los pensamientos son rosas.
   Oscurece. El sol se oculta. Todo se hace uno. No hay aire ni agua ni tierra ni gentes. Hay solamente un ser humano y — rosas.
   No hay cielo con estrellas, sino un alto mar —de rosas— y más allá del límite de las rosas vuelve a haber — rosas.
   El corazón se relaja. El corazón se convierte en una — rosa — que se marchita. Y el jugo se seca. Y los pétalos se encogen.
   Salvajemente hacia el horizonte, rosas, salvajemente fija la mirada, salvajemente, rosas, rosas, (furioso) pétalos de rosa, capullos de rosa:/:cálices de rosas:/:aroma de rosas, llanto de rosas, rosas —  colores de rosas,— (mor.) rosas.

*

¿Yo?

*

   Salvajemente fija los ojos en el horizonte mirando hacia — rosas.
Y muere.

* *
*
¿Tú?

Sigbjørn Obstfelder (en 1899), incluido en Poesía nórdica (Ediciones de la Torre, Madrid, 1999, ed. y trad. de Francisco J. Uriz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: