domingo, 15 de febrero de 2015

Poema del día: "Kendo", de José Kozer (Cuba, 1940)

El maestro de esgrima pasó la madrugada en silencio.

Pie

derecho al frente; mano izquierda a la cintura, en jarra; la mano derecha asida a la empuñadura

de la espada. Alzó

vuelo la grulla; dejó su sombra en vilo sobre un pie,

a los pies

del maestro de esgrima: a sus pies el ciclamen postró sus floraciones. No se movió

el maestro

de esgrima en toda la noche: las briznas sin sosiego a la intemperie quedaron sujetas

a la espera. Las hormigas

dibujan con su rastro la sombra del maestro de esgrima que alza en vilo un pie, inclina

el torso.

José Kozer en La garza sin sombras (1985), incluido en Poesía Cubana. Antología esencial (Visor Libros, Madrid, 2011, ed. de Víctor Rodríguez Núñez).

Otro poemas de José Kozer y artículos sobre su obra
Linde de tinieblas, Naïf (Del brazo de ZukofskyMamá se asustóSuave, la sombra)
*Artículo de Francisco Cenamor sobre naïf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: