martes, 30 de diciembre de 2014

Poema del día: "T. S. Eliot", de Alejandro Oliveros (Venezuela, 1948)

Mientras bajas del taxi en Russell Square
y caminas hacia tu oscura oficina de Faber & Faber,
piensas en las aulas de Harvard y los paseos solitarios
por el Charles River durante el verano. Tenías
veinte años y ya preferías el mundo de Virgilio
al de Homero, un mundo de orden y razón hecho
a tu imagen y semejanza. Ahora sientes en el aire
la proximidad de un nuevo otoño, acaso el último:
«Sólo nos damos cuenta de las hojas cuando caen».
Recuerdas un atardecer en el jardín de Luxemburgo,
un ramillete de lilas y la guerra con sus muertos
que lo transformó todo. Luego fueron los años
de l'entre deux guerres y las miserias de un amor
miserable, la reclusión en Suiza y otra vez la soledad
de la niebla londinense. Antes, cuando navegabas
las playas de Cape Ann, eras el rey de los pescadores,
tu dominio era esa costa abrupta de granito, con sus rocas
grises y el aroma del pino y el tordo cantando entre
la bruma. Hoy, old possum, sabes que tu único reino
es el de la muerte y tu palacio, la iglesia de Gloucester
donde recoges el óbolo durante los oficios.

Alejandro Oliveros en El sonido de la casa (1983), incluido en Poesía venezolana. Antología esencial  (Visor Libros, Madrid, 2005, selec. de Rafael Arráiz Lucca).

Otros poemas de Alejandro Oliveros
A siete mil kilómetros de distancia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: