domingo, 15 de junio de 2014

Poema del día: "A Baco", de Horacio (Quinto Horacio Flaco. Italia, Roma, 65-8 aec)

¿Adonde, Baco, me arrebatas, lleno de ti?
¿A qué bosques, a qué cavernas
soy arrastrado velozmente por una mente nueva?
¿En qué antro seré oído
meditando introducir la gloria eterna
del egregio César en los astros y en la asamblea
de Júpiter? Cantaré lo insigne, lo nuevo,
lo que ninguna boca ha cantado.
No de otro modo que la insomne bacante
se queda atónita mirando desde la cumbre el Hebro,
la Tracia blanca por la nieve
y el Ródope hollado por pie bárbaro:
así a mí me complace, extraviado,
admirar las riberas y los bosques desiertos.
¡Oh señor poderoso de las náyades
y de las bacantes capaces de derribar
los elevados fresnos con las manos!
Nada pequeño, ni en tono humilde,
nada mortal celebraré. Dulce peligro
es, oh Leneo, seguir al dios que ciñe sus sienes
con verde pámpano.

Horacio en Carminum III 25, incluido en Antología de la poesía latina (Alianza editorial, Madrid, 2010, selec. y trad. de Luis Alberto de Cuenca y Antonio Alvar).

Otros poemas de Horacio
A BacoA DelioA su esclavoVenus tardía

2 comentarios:

  1. Qué belleza de poema. Muchas gracias a esta maravillosa e imprescindible página de Francisco Cenamor.Un abrazo desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, belleza rezuma por todos lados el poema. Gracias, un abrazo.

      Eliminar

Tomo la palabra: