martes, 20 de mayo de 2014

Poema del día: "Un barco", de Leo Vroman (Holanda, 1915-2014)

Un triste pez-mandíbula en el fondo del mar.
Sienten pasar corrientes nocturnas sus pelos espinosos
y sus agallas, sus linternas oscilan de un lado para otro
y avanzan como lunas en desfile espectral.

Una cuna de sombras merece sus luminarias,
hendiendo las tinieblas va nadando cansado,
tinieblas que son manos de amor, de amor amargo,
sin caricias, sus fauces están acaloradas.

Y cuando ya no puede tragar tanta tristeza
ve que se debilitan sus luces y se apagan,
siente que suaves dedos van borrando las manchas
y se hunden en las linternas ciegas.

Un águila se cierne en lo alto de los cielos
y extendiendo sus brazos antiguos emplumados,
se queda a contemplar el pulular de abajo;
y cuando el viento le hace cerrar su ojo cenceño

siente que le resbala el espacio por los dedos,
sabe que ha de ir cayendo, de ensueño en ensueño,
en tobogán partido en un par de cascadas.
Su corazón se hincha, casi casi le estalla
y su cráneo se estrella contra las duras aguas.

Entre lo alto y lo hondo un barco se remueve.
Todo danza de pánico ante la ubicua muerte.

Leo Vroman, incluido en Antología de la poesía neerlandesa moderna (Ediciones Saturno, Barcelona, 1971, selecc. y trad. de Francisco Carrasquer).

Otros poemas de Leo Vroman
Paz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: