viernes, 24 de mayo de 2013

Poema del día: "Segunda elegía, gética", de Nichita Stanescu (Rumanía, 1933-1983)

En cada hueco estaba sentado un dios.

Si se abría una piedra, en seguida era traído
y colocado dentro un dios.

Bastaba que se rompiera un puente
para que en este sitio se sentara un dios,
o en las carreteras bastaba un hoyo en el asfalto
para que se sentara un dios.

Ay, no te cortes la mano o el pie,
por error o con intención,
en seguida pondrán dentro de la herida un dios,
como en todas partes.
Pondrán dentro un dios
para tener a quien rezar, puesto que él
defiende todo lo que se aleja de sí mismo.

Ten cuidado, campeador, no pierdas
el ojo
porque van a traer y meterán
en el hueco un dios
y él va a sentarse allá de piedra, y nosotros
moveremos nuestras almas glorificándole...
Incluso tu agitarás el alma
glorificándole como a un extranjero.

Nichita Stanescu, incluido en Antología de la poesía rumana contemporánea (Editorial Elion, Bucarest, 2000, trad. de Darie Novaceanu).

Otros poemas de Nichita Stanescu
El sueño y el despertar

1 comentario:

  1. Me resulta un poema estupendo, amigo.

    Gracias por compartírnoslo.

    Abrazo

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: