martes, 25 de mayo de 2010

Poema del día: "Trilce XI", de César Vallejo (Perú, 1892-1938)

He encontrado a una niña
en la calle, y me ha abrazado.
Equis, disertada, quien la halló y la halle,
no la va a recordar.

Esta niña es mi prima. Hoy, al tocarle
el talle, mis manos han entrado en su edad
como en par de mal rebocados sepulcros.
Y por la misma desolación marchóse,
                delta al sol tenebloso,
                trina entre los dos.

                “Me he casado”,
me dice. Cuando lo que hicimos de niños
en casa de la tía difunta.
               Se ha casado.
               Se ha casado.

Tardes años latitudinales,
qué verdaderas ganas nos ha dado
de jugar a los toros, a las yuntas,
pero todo de engaños, de candor, como fue.

César Vallejo en Trilce (1922), incluido en Obra poética completa (Alianza Editorial, Madrid, 1994).
Otros poemas de César Vallejo y artículos sobre su obra
A mi hermano MiguelAbsolutaÁgapeAlgo te identifica...Altura y pelosConsiderando en frío, imparcialmente...Despedida recordando un adiósEl alma que sufrió de ser su cuerpoEl pan nuestroEl buen sentidoEl poeta a su amada, Ello es que el lugar donde me pongo...En suma, no poseo..., España, aparta de mí este cáliz (IIIVIIVIIIX. Invierno en la batalla de Teruel, XII.  MasaXV), EspergesiaFue domingo...He aquí que hoy saludo...Hoy me gusta la vida mucho menos...Intensidad y alturaLa cena miserableLa rueda del hambrientoLos anillos fatigadosLos dados eternosLos heraldos negrosLos mineros salieron de la mina...Los nueve monstruosLos pasos lejanosMe viene, hay días...No vive ya nadie...Para el alma imposible de mi amada,  Piedra negra sobre una piedra blancaQuiere y no quiere su color mi pecho..., Quisiera hoy ser feliz de buena gana...Sermón sobre la muerteTraspié entre dos estrellasTrilce (XIXXIII,   XXXVILXXV,), Un hombre pasa con un pan al hombro...Voy a hablar de la esperanza¡Y si después de tantas palabras...

3 comentarios:

  1. César Vallejo, siempre extraordinario.

    ResponderEliminar
  2. El candor de los primeros juegos eróticos infantiles, ay, no nos regresa nunca más. Pero nos queda su remebranza y poemas soberbios como el de Vallejo...

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: