sábado, 14 de marzo de 2009

Poema del día: "Ensayo de lamento individual", de Joaquín O. Giannuzzi (Argentina, 1924-2004)

Observando la indiferencia de este atardecer
sin duda hermoso pero demasiado impersonal para mí,
la cara solitaria se me entristeció
y nadie tuvo la culpa.
Y no tuve valor para salir
y gritar a cualquier parte: ¡aquí estoy yo!
¡tengo un nombre, un apellido, un domicilio!
¡quiero una oportunidad, un destino para mí exclusivamente!
Nadie habría acudido, por supuesto.
Total, hace muchos años que no me ahorco
y a nadie le llama la atención.
Mi tragedia es tan poco decisiva
-un síncope entre dos bostezos,
un cólico no resuelto en el vientre-
que si me comprara un revólver fracasaría.
De manera que antes de estar técnicamente muerto
mi ideal sería convertirme
en un perro rabioso suelto en la calle principal.
Algo se pondría en marcha a mi alrededor,
una mutación en las cosas humanas por mi causa
y hasta el mismo atardecer
no desdeñaría mi persona como punto de referencia.

Joaquín O. Giannuzzi en Señales de una causa personal (1977), incluido en Antología poética (Visor Libros, Madrid, 2006).

Otros poemas de Joaquín O. Giannuzzi
Cabeza finalDetenido bajo la lluviaEl bulto ajenoEnsayo de lamento individualFábulaJuegos OlímpicosLa desapariciónLa dispersiónMi hija se viste y saleNo más trabajo, abueloPoéticaTarde de domingoY bien, morimos

2 comentarios:

  1. Seguro eso fue lo que realmente quiso decir aquélla: "que muero, porque no muero".

    ResponderEliminar
  2. No lo había pensado, pero no es mala idea la que apuntas.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: