viernes, 15 de enero de 2021

Poema del día: "La piedra", de Takis Papatsonis (Grecia, 1895-1976)

Cuando, en los veranos, suena la hora de soplar vientos refrescantes
que disuelven de pronto el dominio del grave sol,
llegados del mar al que abanican al instante y, desde el firme espejo,
le traen el estremecimiento del impulso y lo hacen centellear,
no deja otra vez de ser el centro de todo el mundo de los alrededores
este Disco enorme y abrasador.
Él aísla cada cosa en su fijación.
Él sostiene el cetro del Día y del Mundo.
Él estremece la razón en el vapor de su centelleo.

Y, al caer la Noche, tan silenciosa y secreta,
en la misma Playa, ahora alterada,
allí, donde la arena cambia continuamente de frontera
con la línea de la ola que no descansa,
¿quién colorea esa Luna deslumbrante, con su orgulloso
y negro color, sino el mismo Sol? Y aunque,
dos o tres horas antes, dispuso una retirada, debajo y afuera
del mundo, tan resplandeciente, con trompeteos y púrpuras,
ahora, invisible, lo sabe todo y, aun oculto, enviará algo
que nos recuerde su eterna presencia.

Algo oculto se cierne en esas horas en el interior del hombre
que, como Sol o como Luna, se entroniza
dentro del alma y le regala
el resplandor de una oscuridad que no cambia
por la inteligencia de Dios o el quebranto de la Iglesia.
Un impulso hacia el bien y hacia lo imperturbable. Un Amor
y un abrazo a todo en derredor. Sin distinción o preferencia,
sin lugares sombríos, sin destrucción o extenuación.

Sin distinción excepto, ay, una, Dios mío. La de aquella Piedra
pesada y aguda, que colocaste para que pesara sobre el pecho
de algunos hombres, por las noches, tan pesada y fuertemente,
tan desesperada y hermosamente. Si se intenta moverla una vez,
sólo será para que la reciba la continuidad de la tumba.
Tan dominante, tan persistentemente ha sido colocada para siempre.

Takis Papatsonis en La piedra (1919), incluido en  Antología de la poesía griega. Desde el siglo XI hasta nuestros días  (Ediciones Clásicas, Madrid, 1997, ed. de José Antonio Moreno Jurado).

Otros poemas de Takis Papatsonis

4 comentarios:

  1. Gran autor el que comparte.
    Aplausos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bella,,, sombra y luz,,,no conocía este poeta, gracias por presentarmelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello, si. Yo poesía griega, aparte de clásicos y famosos, apenas conocía.

      Eliminar

Tomo la palabra: