viernes, 23 de agosto de 2019

Poema del día: "Miércoles", de Kate Naess (Noruega, 1938-1987)

alguien tenía pelo negro y ojos azules
alguien tenía pelo rojo y ojos grises: .
eran fríos
alguien llevaba sombrero azul y abrigo azul y vestido
azul con lunares blancos
alguien llevaba puesto el mejor traje
aquello en lo que pensaban
no eran problemas internacionales
o problemas nacionales
pensaban en el amor

alguien tenía quizá pelo rubio pero estudiaba
alguien tenía pelo rubio y trabajaba
alguien que tenía pelo rubio llevaba un vestido violeta
a alguien que estudiaba no le dejaban servir el café
alguien que trabajaba quería poner la mesa
aquello en lo que pensaban
no era el amor
sino grandes problemas

alguien tenía rasgos tristes y ojos fríos y estaba solo
alguien era alto y elegante y tenía ojos indiferentes
alguien daba muchas fiestas y era agradable
y de estatura media y tenía el pelo negro y vestía bien
alguien que tenía rasgos tristes estaba apenado porque
alguien que era alto había desaparecido
y alguien que era de altura media estaba un poco más
preocupado que lo normal
el que estaba solo
sólo pensaba
y sentía

alguien que tenía el pelo rojo y ojos grises
se alegró porque el que estudiaba se alegró
y pensaba que aquel que quizá tenía el pelo rojo
tenía la impresión de que aquel que llevaba el mejor traje
pensaba en el amor
y tenía la sensación de que al que tenía rasgos tristes
le fue ofrecido un cigarrillo por alguien que era de estatura media
y trabajaba y tenía el pelo negro y estudiaba pero
tenía problemas con lo de ser alta y elegante
y desapareció con abrigo azul y sombrero azul
y era agradable y daba muchas fiestas pero
tenía unos ojos indiferentes y ponía la mesa sola
y tenía en realidad pelo rubio y un vestido de lunares blancos
y era solitaria y tenía mucho dinero
no pensaba en problemas nacionales
ni en problemas internacionales
sino únicamente en grandes problemas
pensaba en el amor
pensaba
y sentía

Kate Naess en Blindgjengere (1969), incluido en Poesía nórdica (Ediciones de la Torre, Madrid, 1999, ed. y trad. de Francisco J. Uriz).

Otros poemas de Kate Naess
Lo que quieren los barcos

2 comentarios:

Tomo la palabra: