viernes, 1 de julio de 2016

Poema del día: "Un negro de Mozambique", de Remco Campert (Holanda, 1929)

A:           prefiero beber en un vaso de cristal
               que de cerámica, entendámonos:
               mi creencia es que todo
               debe ser considerado con cuidado
               para escoger luego lo mejor
               y como un tierno pájaro bermejo
               marcharse cuando el sol
               está en el norte con
               las maletas llenas de valores
               hacia una ciudad desconocida
               una ciudad en que al atardecer
               la gente a pesar del tiempo
               se sienta en el jardín delante de la casa
               y saluda amistosamente a los que pasan.

B:           Juan Rultan ha escrito que en Praga
               después de un viaje interesante
               en el que ha visto verbi gratia los escombros
               de Nuremberg y ha sacado muchas fotos
               me ha escrito que en Praga
               comen el pan ahora en las iglesias
               pero que en cada puente hay apostado
               un representante del gobierno
               al que pueden hacérsele preguntas
               siempre y cuando estén en la línea de consignas.

C:            todo el mundo tiene derecho al calor
               el calor que a veces se encuentra
               en la carta llegada de pronto
               de un amigo olvidado hace tiempo.

B:           Juan Rultan ha escrito que en Praga
               ha tenido que encontrarse con un negro
               un negro de Mozambique
               que estudia en Checoslovaquia
               los rápidos del río Moldava
               todo lo costea su padre
               que es jefe de todo Mozambique
               allá donde se tiene que luchar
               con las grandes sequías
               y un día de éstos ha de venir a Holanda
               para aprender de cabo a rabo
               nuestro sistema de esclusas.
               Juan Rultan le ha dado nuestras señas
               para que no se encuentre aquí muy despistado
               y nos ruega le ayudemos
               todo lo que podamos.

C:           puede alojarse en mi casa
               yo tengo en el cuarto que da a la calle
               un diván con cojines colorados
               contra los que hará bonitamente juego su color
               y cuando yo vuelva a casa tarde por la noche
               me cantará canciones, las
               perdidas canciones de Mozambique
               seré por fin entonces muy feliz.

A:           y cuando él no tenga qué hacer
               le llevaré a dar vueltas por la ciudad
               que en sus ojos nacerá maravillada
               y hasta el viento soplará más suave
               admirado de sí mismo.
               Las estacas de madera muerta
               sobre las que se han levantado nuestras casas
               experimentarán una primavera inesperada
               y en todas las iglesias, asambleas,
               juntas y reuniones
               la palabra habrá adquirido
               un nuevo poder desconocido
               las letras animadas se echarán a correr
               por los dedos ateridos de este país.

C:           y cuando salga a trabajar por las mañanas
               seguirá hablando en mi cabeza
               la batiente sangre verde
               de sus canciones
               que le despertará para decirle:
               la mano de esta mañana
               que ya ha vuelto a cobrar un color más profundo
               hace señas tras la ventana.

B:           habrá en todas las esquinas
               una joven orquestina de nativos
               tocando música popular del Cáucaso
               y una delegación del ayuntamiento de Odesa
               nos obsequiará con la luz de sol caliente
               en una caja de madera acolchada.

C:           y Shakespeare se levantará
               de la tumba donde yace
               y vendrá a nuestro país
               a escribir comedias
               en las escrituras y formularios
               de todos los ayuntamientos.

A B C:    queremos un negro de Mozambique
               le daremos de beber
               le agasajaremos con toda el agua
               de nuestro pantanoso país
               le facilitaremos el acceso
               a los planos del Servicio Hidrológico
               ondeará en su honor
               sobre las torres hidrostáticas
               la bandera de su patria
               adornaremos todos los puentes
               con serpentinas y farolillos
               empavesaremos todas las barcas
               y haremos dancings de las gabarras
               queremos un negro de Mozambique
               queremos por fin ser muy felices.

A:           y luego, cuando el sol esté al norte
               se vendrá conmigo
               hacia una ciudad desconocida

C:           pero volverá a dormir
               en mi diván de cojines rojos y amarillos

B:           no, porque un buen día se irá
               y con un tanque lleno de agua
               y las maletas llenas de apuntes
               se volverá a Mozambique

A B C:    y nosotros nos quedaremos
               y nosotros seguiremos muriéndonos
               impacientemente.

Remco Campert, incluido en Antología de la poesía neerlandesa moderna (Ediciones Saturno, Barcelona, 1971, selecc. y trad. de Francisco Carrasquer).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: