jueves, 28 de enero de 2016

Poema del día: "A la tumba de mi padre", de Giorgos Viziinos (Grecia, 1849-1896)

                           ¡Despierta, padre! El alba
                           dora el cielo
                           y se despierta toda la tierra.
Despierta tú también con el alba para que escuchemos al ruiseñor.

                           Como una sola alma, junto a mi madre,
                           volad en este instante
                           a vuestras oraciones.
Suena nuestra campana. ¿Por qué duermes todavía?

                           ¿Es largo el sueño
                           que estás viendo allí?
                           Te dormiste, yo era pequeño.
¡Y, para completar la amargura, crecí, padre mío!

                           Despierta para ver a la pálida anciana,
                           a nuestra humilde madre.
                           A nuestra pobre abuela,
allí abajo, junto al verde laurel, la enterramos un día.

                           Dime padre. El pueblo
                           a donde van los muertos
                           ¿podré ir a visitarlo?
Sólo dos florecillas, dos, llevaré a la desgraciada.

                           Me dijeron que es oscura
                           la noche que tienen como cubierta.
                           Yo le puse una velita
en su helada mano derecha. Si la enciende, me verá.

                           ¿Recuerdas? Me robaste un beso
                           entre juegos un día
                           y me dijiste: "Ave sin alas,
tardarás mucho tiempo en hacerte un muchacho".

                           Llegó el tiempo. Ya soy mayor.
                           Mírame, querido padre,
                           he crecido. Pero... huérfano
me dijeron un día por la calle por la que suelo pasar.

                           - "Ahí va el pobre huérfano!".
                           - "¡No conoció a su padre!".
                           - "¡Lo perdió a sus tres años!".
- "Parece un ave solitaria!". -"¡Que los disfrute su madre!".

                           Dime, padre, al alba,
                           cuando quema el incienso
                           mi madre y dice sus lamentos,
¿atraviesa la tierra su perfume? ¿Puede calentarte?

                           Por la noche, cuando voy rápidamente
                           a encender el candil,
                           ¿sabes que lo enciendo yo?
Despierta, padre, me quemaré como la mecha de la lámpara.

                           Me decías que me durmiera
                           en tu entrañable costado.
                           "Ven, pequeño, a calentarte".
Y yo volaba a hundirme en tu dulce seno.

                           Ahora, padre, en esta amarga
                           tierra, llena de nieve,
                           en este pequeño y frío lecho,
en esta larga noche, dime, ¿quién te calentará?

                           ¿Quieres que yo te responda?
                           ¡Nadie! ¡Ningún día!
                           Pero he venido ya para hundirme
en tu regazo y dormirme. Para darte calor, padre mío.

Giorgos Viziinos, incluido en  Antología de la poesía griega. Desde el siglo XI hasta nuestros días  (Ediciones Clásicas, Madrid, 1997, ed. de José Antonio Moreno Jurado).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: