miércoles, 30 de diciembre de 2015

Poema del día: "La palabra muerta. La música maldita", de Stephen Spender (Gran Bretaña, 1909-1995)

La palabra en la colina;
la música en el agua:
la música refleja la palabra
en la guitarra.

Cuando hablaron las armas
el obeso poeta emprendió la huida
hasta que llegó a Lérida:
nombre pacífico cual muerte.

Negros espías vigilaban
agazapados en los balcones.
El poeta se escondió en una bodega
pero lo denunciaron a la policía.

La policía anotó su nombre
y todo cuanto dijo.
Descubrió en sus bolsillos
una carta del Sur.

Mientras la policía leía la carta,
el poeta permaneció en silencio:
su mirada detenida
en un violento sueño de la infancia.

Vio la luz del estío inundar un pilar
dejando así constancia de su paso:
surgió un lobo y, de improviso,
devoró a un blanco cordero.

La tinta en el papel
era ese lobo que destrozó
de un bárbaro zarpazo
la carne blanca e inocente.

Los negros guardias asieron sus muñecas
y las esposaron.
Dijeron: "Esta carta
es de un socialista".

Sacaron sus pistolas
y lo mataron allí mismo:
mediaba el verano
en la tranquila Lérida.

Rasguearon entonces los balcones
sus barrotes:
guitarras en un firmamento donde sólo brillaban
espías y mentiras.

La policía sajó
las lenguas de los campesinos:
quiso cortar así las palabras
que el poeta encantara.

Un músico, amigo del poeta,
pudo recuperar la inspiración,
sobreponerse,
y compuso su canto.

Pero quedó perplejo
ante la inmovilidad de una palabra:
el momento exacto
en que la cuerda rompe.

Cuando el aire se abre en dos,
silba una bala,
y los ojos flotan, como mundos,
girando aterrados.

La palabra era muerte
y su mente se heló
aprisionada por una locura
de nieves terribles.

La palabra en la colina;
la música en el agua:
la música refleja la palabra
en la guitarra.

Stephen Spender, incluido en Poesía anglo-norteamericana de la Guerra civil española (Junta de Castilla y León, Salamanca, 1986, ed. de Román Álvarez Rodríguez y Ramón López Ortega, trad. de José Honrubia Peris).

Otros poemas de Stephen Spender
La palabra muerta. La música malditaPaisajePensamientos durante un ataque aéreoPort Bou

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: