jueves, 18 de septiembre de 2014

Poema del día: "Naïf (Suave, la sombra)", de José Kozer (Cuba, 1940)

Suave, la sombra, el cuerpo sumido a la sombra,
          se posa el cernícalo,
          sólo un contorno.

A un lado y otro, péndulo cuatro veces,
          movió (suave) la cabeza:
          ¿inquieto? Está
          saciado; se trata
          de un movimiento
          reflejo: nada más
          natural según
          corroboran en la
          cima del otero las
          parejas de cuervos,
          urracas, el buitre a
          solas: acaba de
          fondear el Arca.

Y yo me acabo de asomar al Paraíso.

Vedla, calata, traspasar el umbral de la cocina
          (arco de medio punto)
          con la bandeja ovalada
          de peltre, yautías, el
          pargo oloroso a hinojo,
          una cenefa de blancas
          cebollas del tamaño
          del ojo del pargo:
          oídme. Oídme
          preguntar de dónde
          las extrajo, oídla
          decir que luego me
          va a mostrar cómo
          las trae al mundo: de
          dónde de dónde y ya
          estamos masticando.

El guizazo de los placeres es comestible, el
          invierno inexistente, el
          conocimiento consiste
          en entender que Dios,
          inclemente, se disfraza
          de serpiente por ser
          época de carnaval.
          ¿Ningún otro motivo?
          Ningún otro motivo.
          Y alzan vuelo
          disparadas de dos en dos
          las urracas y los cuervos,
          el buitre imita a Dios al
          quedarse a solas, se
          disfraza de cernícalo,
          oíd, el silencio se ha
          vuelto absoluto,
          graznar final, rechinar
          los cuatro pares de
          bisagras, cerrarse las
          dos hojas de la puerta
          del Arca (pasarela a
          tierra) cuerpos sin
          sombra, oíd, desde los
          primeros goterones se
          cobra conciencia (Noé,
          y la pareja de efímeras)
          de la precaria tensión
          del agua, su universal
          carácter.

Cómo se llama la mujer, preguntan a la mesa,
          sus dos hijas reclinan
          la cabeza. El (doble)
          rebuzno proviene del
          placer: volvió la
          época del celo. Oíd,
          la ovación. ¿Quiénes
          son? Solo se ven sus
          sombras. Un pargo
          de tamaño medio
          nos alimentó con sus
          noches cuarenta días.
          De pie. Decid (coread)
          la oración.

Este es el Paraíso: la indocilidad es un disfraz,
          a la una a las dos a las tres
          la mujer tiene el nombre
          de una Constelación:
          ¿hubo milagro? Suave,
          solo se trata de una
          vocación, crear el
          Paraíso, aquí, por parejas,
          Dios (que es un vago
          redomado) se tomó dos
          segundos, chasquido, y
          ahora a cada cual, le
          zumba, corresponde
          (mientras le zumban
          los oídos) ocultar los
          mil asuntos del día
          para alcanzar el
          paraíso terrenal: yo,
          que no soy Noé, a
          solas con mi pareja,
          voy a cantarle por lo
          bajo, oíd, escuchadme,
          la punta del pie la rodilla
          la pantorrilla y (cumbre
          de cumbres, Amada)
          el peroné.

José Kozer en naïf (El sastre de Apollinaire, Madrid, 2013).

Otro poemas de José Kozer y artículos sobre su obra
KendoLinde de tinieblas, Naïf (Del brazo de ZukofskyMamá se asustóSuave, la sombra)
*Artículo de Francisco Cenamor sobre naïf

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tomo la palabra: