miércoles, 28 de marzo de 2012

Poema del día: "¿Y qué tan confiable puede ser una verdad que se alcance a través de la observación de uno mismo y luego agregando simplemente un no? (Sino estelas en la mar)", de Cristián Gómez Olivares (Chile, 1971)

Una vez que las aseguradoras cumplieron con su parte
comenzó la reconstrucción. Pronto se empezaron a ver
las calles limpias. Los bancos abrieron sus puertas. Los

edificios con fallas estructurales producto de los deshechos
tóxicos acarreados por el agua, se trasladaron a nuevas
locaciones donde no se demoraron mucho en volver a atender al público.

Algunas escuelas sirvieron como lugar de reunión
para el consejo municipal y los grupos de evangélicos
dedicados a la prevención del consumo de estupefacientes.

No fueron pocos los que trabajaron de voluntarios.
Se hicieron bailes y sorteos de beneficiencia, colectas
con tal de reunir los fondos necesarios. El gobierno
federal puso también de su parte. Pero no vuelvas

la vista atrás. Una estatua de la libertad no siempre
es una mujer de piedra. Pero no vuelvas la vista
atrás. La plaga de los ratones la solucionaron

con un flautista. Los productores de maquinaria
agrícola acordaron reducir la semana laboral a
sólo cuatro días para así proteger las fuentes

de trabajo. Se flexibilizaron las líneas de crédito.
Y así y todo hubo quienes no quisieron sentarse
a la misma mesa. Así y todo hubo quienes negaron
haber llegado a los cuarenta, insistiendo

en leer la antipoesía como un antecedente
de las sagradas escrituras y en que las esclusas
debieran abrirse en cuanto se repongan los servicios
básicos de la ciudad. La represa no tiene tanta

capacidad como se creía y el siglo de Oro
parece una fuente inagotable de ganancias
una vez que esa tan anhelada normalidad haya
vuelto a nuestras vidas y la única preocupación

verdadera sea el baile de graduación de los alumnos
del último año. Todavía no hay un buen lugar
en donde hacerlo. El antiguo pueblo fue abandonado. Una mujer de

sal no siempre es un castigo. Aunque nadie se
diera vuelta. Una mujer de piedra no siempre
es una estatua. Pero no vuelvas la vista

atrás. La biblia y los griegos compartían
estos temores. También los poetas
exiliados de la república

española. Sin embargo
en el midwest se trata de una
historia verdadera. Sin embargo

a las puertas del Reichstag
las tropas soviéticas ondeaban
con orgullo una bandera roja. Qué

tan confiable puede ser una verdad que se
alcance a través de la observación de
uno mismo y luego agregando

simplemente un no:
no se abrirán las grandes
alamedas ni le tuve miedo a la

pobreza ni fueron vírgenes los que nunca lo fueron.
El pueblo parece prácticamente el mismo
después de escribir en las

murallas lo que otros se han
tatuado sobre la piel.

Cristián Gómez Olivares en La casa de Trotsky (Ediciones de la Isla de Siltolá, Sevilla, 2011).

Otros poemas de Cristián Gómez Olivares y artículos sobre su obra
CiudadEclesiastés 12,5El más paciente, Ítaca: versión libreLa casa de los espíritusLos pescadores de perlas, No se equivocaban los maestroQue inacabable empiezaUn verano que aún se nos pega aquí en la piel¿Y qué tan confiable puede ser...

*Artículo de Francisco Cenamor sobre La casa de Trotsky

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: