jueves, 21 de abril de 2011

Poema del día: "Me viene, hay días...", César Vallejo (Perú, 1892-1938)

Me viene, hay días, una gana ubérrima, política,
de querer, de besar al cariño en sus dos rostros,
y me viene de lejos un querer
demostrativo, otro querer amar, de grado o fuerza,
al que me odia, al que rasga su papel, al muchachito,
a la que llora por el que lloraba,
al rey del vino, al esclavo del agua,
al que ocultóse en su ira,
al que suda, al que pasa, al que sacude su persona en mi alma.
Y quiero, por lo tanto, acomodarle
al que me habla, su trenza; sus cabellos, al soldado;
su luz, al grande; su grandeza, al chico.
Quiero planchar directamente
un pañuelo al que no puede llorar
y, cuando estoy triste o me duele la dicha,
remendar a los niños y a los genios.

Quiero ayudar al bueno a ser su poquillo de malo
y me urge estar sentado
a la diestra del zurdo, y responder al mudo,
tratando de serle útil en
lo que puedo y también quiero muchísimo
lavarle al cojo el pie,
y ayudarle a dormir al tuerto próximo.

¡Ah querer, éste, el mío, éste, el mundial,
interhumano y parroquial, provecto!
Me viene a pelo,
desde el cimiento, desde la ingle pública,
y, viniendo de lejos, da ganas de besarle
la bufanda al cantor,
y al que sufre, besarle en su sartén,
al sordo, en su rumor craneano, impávido;
al que me da lo que olvidé en mi seno,
en su Dante, en su Chaplin, en sus hombros.

Quiero, para terminar,
cuando estoy al borde célebre de la violencia
o lleno de pecho el corazón, querría
ayudar a reír al que sonríe,
ponerle un pajarillo al malvado en plena nuca,
cuidar a los enfermos enfadándolos,
comprarle al vendedor,
ayudarle a matar al matador -cosa terrible-
y quisiera yo ser bueno conmigo
en todo.

César Vallejo en Poemas humanos (1939), incluido en Obra poética completa (Alianza Tres, Madrid, 1994, ed. Américo Ferrari).

Otros poemas de César Vallejo y artículos sobre su obra
A mi hermano MiguelAbsolutaÁgapeAlgo te identifica...Altura y pelosConsiderando en frío, imparcialmente...Despedida recordando un adiósEl alma que sufrió de ser su cuerpoEl pan nuestroEl buen sentidoEl poeta a su amada, Ello es que el lugar donde me pongo...En suma, no poseo...,  España, aparta de mí este cáliz (IIIVIIVIIIX. Invierno en la batalla de Teruel,  XII.  MasaXV),  EspergesiaFue domingo...He aquí que hoy saludo...Hoy me gusta la vida mucho menos...Intensidad y alturaLa cena miserableLa rueda del hambrientoLos anillos fatigadosLos dados eternosLos heraldos negrosLos mineros salieron de la mina...Los nueve monstruosLos pasos lejanosMe viene, hay días...No vive ya nadie...Para el alma imposible de mi amada,  Piedra negra sobre una piedra blancaQuiere y no quiere su color mi pecho...,  Quisiera hoy ser feliz de buena gana...Sermón sobre la muerteTraspié entre dos estrellas,  Trilce (XIXXIII,   XXXVI,    LXXV,), Un hombre pasa con un pan al hombro...Voy a hablar de la esperanza¡Y si después de tantas palabras...
*Artículo de Francisco Cenamor sobre la vida y obra de César Vallejo
*Artículo de Francisco Cenamor sobre Trilce
*Artículo de Harold Alvarado Tenorio sobre la vida y obra de César Vallejo

9 comentarios:

  1. "y, cuando estoy triste o me duele la dicha,
    remendar a los niños y a los genios."

    Gracias por recordar al gigantesco y querible César Vallejo!
    Imprescindible !Siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Me viene a pelo,
    desde el cimiento, desde la ingle pública,
    y, viniendo de lejos, da ganas de besarle
    la bufanda al cantor,
    y al que sufre, besarle en su sartén,
    al sordo, en su rumor craneano, impávido;
    al que me da lo que olvidé en mi seno,
    en su Dante, en su Chaplin, en sus hombros."

    Cada vez que lo releo disfruto una ola nueva e inmensa de sensaciones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego Vallejo es de los primeros poetas modernos impactantes y mientras sigamos en esta época lo seguirá siendo. Conmovedor, ¿cómo podía escribir así?

    ResponderEliminar
  4. Un bien por la memoria y los escritos de Cesar Vallejo, undudable entre los buenos, sigamos recordandole.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es necesario recordarle y leerle mucho. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Soy peruano, pero ello no determina en absoluto mi devoción por la poesía de Vallejo. Creo que lo explica que milito en el más radical humanismo, aquel que sólo un inmenso poeta como él supo definir, construir y heredar, como una suerte de programa para el porvenir. Su poesía es la más hermosa certificación de que somos tan contingentes como esenciales, tan insustituibles como precarios. Hombres, en suma, que estamos acá para vivir, con lealtad luminosa a la vida y a la muerte, y para amar a los hombres -a todos, sin excepción-, sin importar credo, color o condición. Leerlo es un homenaje a la poesía -la verdadera, la intemporal-.

    ResponderEliminar
  6. Soy Latinoaméricano ,de la Patria Grande y Vallejo representa el valor,coraje,talento de nuestra tierra...Un poeta fundamental para entendernos,un nervio al aire como poeta y ser humano.Un GRANDE,con humildad,sin aspavientos .su poesía me " llena de pecho el corazón " ,como diaria el Cholo Genial...

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: