viernes, 3 de diciembre de 2010

Poema del día: "Casida del llanto", de Federico García Lorca (España, 1898-1936)

He cerrado mi balcón
porque no quiero oír el llanto,
pero por detrás de los muros
no se oye otra cosa que el llanto.

Hay muy pocos ángeles que canten,
hay muy pocos perros que ladren,
mil violines caben en la palma de mi mano.

Pero el llanto es un perro inmenso,
el llanto es un ángel inmenso,
el llanto es un violín inmenso,
las lágrimas amordazan al viento,
y no se oye otra cosa que el llanto.

Federico García Lorca en Diván del Tamarit (1936), incluido en Antología de los poetas del 27 (Espasa-Calpe, Madrid, 1982, selecc. de José Luis Cano).

Otros poemas de Federico García Lorca
Casida del llantoDios te salve, Anunciación...La guitarraMuerte de Antoñito el CamborioOda a Walt WhitmanPoema doble del lago EdénPreciosa y el airePuebloRomance sonámbuloThamar y Amnón

2 comentarios:

  1. ¡Qué decirte, sino agradecerte! Nada más que agradecerte esta "Casida del llanto", con su efusión de lágrimas indeterminadas en verso ¡Federico, Federico...!

    ResponderEliminar
  2. Lorca era capaz de escuchar el llanto. Por desgracia hay quienes aún con las ventanas abiertas de par en par no lo escuchan.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: