jueves, 5 de agosto de 2010

Poema del día: "Tres canciones de despedida 3", de Emilio Prados (España, 1899-1962)

Vengo de la sombra.
                               Mira
la blancura de mis huesos
levantándome sin carne
frente a la luz de tu pecho.
Tú, nada comprendes.
                                  Mira
cómo me aprietan tus besos
y, sin temor, iluminan
los límites de mi cuerpo.
Tus labios me están cercando
y sobre mi piel abiertos
quedan arriba, en mis bordes,
cerrándome, como un cielo.
Yo te miro desde abajo,
pero no sé si estoy ciego
o sin recuerdo, ni olvido,
renazco bajo tus besos.
Como una piedra en un pozo
voy hundido, en el espectro
altísimo de mi llanto,
sin dolor y sin consuelo.
Y vivo tan escondido
al fondo de mi esqueleto
que, apenas mi corazón
reconozco en mis deseos.
Tú, nada entiendes...
                                Un mundo
rueda por mi sangre, muerto...
Míralo al fondo de mí,
como un guijarro que el tiempo
fuera arrastrando en su cauce
al hondo mar de lo eterno.
Nada me preguntes.
                              Ciñe
mi cintura a tu universo...
Vengo de la sombra...
                                  Escucha
los ecos de mi silencio.

Emilio Prados en Jardín Cerrado (1946) (Ediciones Cátedra, Madrid, 2000).

Otros poemas de Emilio Prados
Ángel desnudoÁrbolesÁrbolesBajo la alamedaCanción de dos rumbosDos canciones del vientoJuego de memoriaLa soledad cautivaLa voz en el jardínMás huidaTemor de abril,  ¿Todo se ha perdido?Torre de señales (VII)Tres canciones de despedida (123), Vuelta de la sombraYa nada busco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: