miércoles, 4 de agosto de 2010

Poema del día: "Tres canciones de despedida 2", de Emilio Prados (España, 1899-1962)

Mucho vine caminando
y al llegar, vuelvo a encontrarme
la muerte junto a mi lado.
Muerte, tanto llevo huido
y tanto me acompañaste
que ya no sé si estoy vivo.
No te culpo.
                   ¿Acaso el cuerpo
donde estoy, es cosa mía?
¿No es el huésped de tu sueño,
heraldo que tú me envías?
No te culpo.
                   ¿Acaso es mía
la sombra que me acompaña?
¿Puedo conocer mi nombre
más allá de mi palabra?
Mucho vengo caminando
huyéndote, perseguido.
Aquí estoy, aquí te espero
como te temí de niño.
Ven; no me tengas parado
en medio de mi destino,
un ala bajo tu sombra
y otra en tu fuego más vivo.
Quiero ser fin de mi espera,
no mitad de tu infinito.
Quiero ser puerto del alba,
no puente de oscuro río.
Sálvame con tu guadaña
y déjame estar dormido,
fiel horizontal: cuajada
balanza de tu equilibrio.

Emilio Prados en Jardín Cerrado (1946) (Ediciones Cátedra, Madrid, 2000).

Otros poemas de Emilio Prados
Ángel desnudoÁrbolesÁrbolesBajo la alamedaCanción de dos rumbosDos canciones del vientoJuego de memoriaLa soledad cautivaLa voz en el jardínMás huidaTemor de abril¿Todo se ha perdido?Torre de señales (VII)Tres canciones de despedida (123), Vuelta de la sombraYa nada busco

1 comentario:

  1. es bellisiomo el poema, personalmente le tuve muchos anos temor a la muerte, mas adelante he llegado a la conclusion de que desde cualquier punto de vista la vida es mas grande que la muerte, incluso intente suicidarme y rompi mis poemas y cuentosñ ahora creo ser eterno pues estoy y siempre he estado del lado de lo justoñ socrates pudiendo evitar una muerte injusta no lo hizo por respetar las leyes de atenas. Ahora los espiritus que verdaderamente son malos algun dia mueren en todos los mundos posibles donde puedan llegar del universo de Dios, quien siempre he creido ama a los poetas precisamente por las luchas espirituales y problemas existenciales que vivvimos.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: