lunes, 14 de junio de 2010

Poema del día: "La voz a ti debida 24", de Pedro Salinas (España, 1891-1951)

«Mañana». La palabra
iba suelta, vacante,
ingrávida, en el aire,
tan sin alma y sin cuerpo,
tan sin color ni beso,
que la dejé pasar
por mi lado, en mi hoy.
Pero de pronto tú
dijiste: «Yo, mañana...»
Y todo se pobló
de carne y de banderas.
Se me precipitaban
encima las promesas
de seiscientos colores,
con vestidos de moda,
desnudas, pero todas
cargadas de caricias.
En trenes o en gacelas
me llegaban —agudas,
sones de violines—
esperanzas delgadas
de bocas virginales.
O veloces y grandes
como buques, de lejos,
como ballenas
desde mares distantes,
inmensas esperanzas
de un amor sin final.
¡Mañana! Qué palabra
toda vibrante, tensa
de alma y carne rosada,
cuerda del arco donde
tú pusiste, agudísima,
arma de veinte años,
la flecha más segura
cuando dijiste: «Yo...»

Pedro Salinas en La voz a ti debida (1933), incluido en Antología de los poetas del 27 (Editorial Espasa-Calpe, Madrid, 1982, selec. de José Luis Cano).

Otros poemas de Pedro Salinas
Cero (Canto ICanto V), "Este hijo mío siempre ha sido díscolo"...HallazgoLa memoria en las manosLa sin pruebas, La voz a ti debida (131824)Posesión de tu nombre...¡Qué paseo de noche...!Sin voz, desnudaYo no necesito tiempo...

1 comentario:

Tomo la palabra: