martes, 22 de septiembre de 2009

Poema del día: "Todos gritaban en las mesas redondas...", de Alexandr Blok (Rusia, 1880-1921)

Todos gritaban en las mesas redondas,
Intranquilos, cambiando sus puestos.
El aire se llenaba con los vapores del vino.
De súbito alguien entró -y a través del ruido de las voces-
Dijo: "He aquí mi novia".

Nadie oyó nada.
Todos silbaban, rabiosos como fieras.
Y uno -sin saber él mismo por qué-
Se tambaleaba, y se reía a carcajadas indicando
A la muchacha.

Ella dejó caer el pañuelo.
Y todos, con esfuerzo maligno,
Como si entendieran la alusión siniestra,
Rompieron chillando cada pedazo
Y lo cubrieron con sangre y polvo.

Cuando todos se acercaron otra vez a la mesa,
Y se apaciguaron y tomaron sus puestos,
Él les indicó la muchacha en el rincón,
Y dijo sonoramente, penetrando las tinieblas:
"¡Señores! Esta es mi novia".

Y de pronto el que se tambaleaba y se reía,
Absurdamente extendiendo las manos,
Se apretó contra la mesa, tembló;
Y los que antes gritaban locamente
Oyeron los sonidos del llanto.

Alexandr Blok, incluido en Poemas (Alberto Corazón Editor, Madrid, 1970, selecc. y trad. de Samuel Feijóo y Nina Bulgákova).

4 comentarios:

  1. Creo que aquí hay una historia que no se ve, pero un contexto que todo lo ciega...muy interesante...

    ResponderEliminar
  2. Sí, dan ganas de enterarse, aún así el poema transmite muchísimo.

    ResponderEliminar
  3. Suena a algo cristológico, diría yo. Enhorabuena por el blog. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora que lo dices, tienes razón. Y es que en nuestra cultura es difícil sustraerse de la tradición cristiana.

      Eliminar

Tomo la palabra: