viernes, 18 de septiembre de 2009

Poema del día: "Los dados eternos", de César Vallejo (Perú, 1892-1938)

Para Manuel González Prada esta emoción bravía y selecta,
una de las que, con más entusiasmo, me ha aplaudido el gran maestro.

Dios mío, estoy llorando el ser que vivo;
me pesa haber tomádote tu pan;
pero este pobre barro pensativo
no es costra fermentada en tu costado:
tú no tienes Marías que se van!

Dios mío, si tu hubieras sido hombre,
hoy supieras ser Dios;
pero tú, que estuviste siempre bien,
no tienes nada de tu creación.
Y el hombre sí te sufre: el Dios es él!

Hoy que en mis ojos rojos hay candelas,
como en un condenado,
Dios mío, prenderás todas tus velas,
y jugaremos con el viejo dado...
Talvez ¡oh jugador! al dar la suerte
del universo todo
surgirán las ojeras de la Muerte,
como dos ases fúnebres de lodo.

Dios mío, y esta noche sorda, oscura,
ya no podrás jugar, porque la Tierra
es un dado roído y ya redondo
a fuerza de rodar a la aventura,
que no puede parar sino en un hueco,
en el hueco de inmensa sepultura.

César Vallejo en Los heraldos negros (1918), incluido en Obra poética completa (Alianza Editorial, Madrid, 1994, ed. de Américo Ferrari).

Otros poemas de César Vallejo y artículos sobre su obra
A mi hermano MiguelAbsolutaÁgapeAlgo te identifica...Altura y pelosConsiderando en frío, imparcialmente...Despedida recordando un adiósEl alma que sufrió de ser su cuerpoEl pan nuestroEl buen sentidoEl poeta a su amada, Ello es que el lugar donde me pongo...En suma, no poseo...,  España, aparta de mí este cáliz (IIIVIIVIIIX. Invierno en la batalla de Teruel,  XII.  MasaXV),  EspergesiaFue domingo...He aquí que hoy saludo...Hoy me gusta la vida mucho menos...Intensidad y alturaLa cena miserableLa rueda del hambrientoLos anillos fatigadosLos dados eternosLos heraldos negrosLos mineros salieron de la mina...Los nueve monstruosLos pasos lejanosMe viene, hay días...No vive ya nadie...Para el alma imposible de mi amada,  Piedra negra sobre una piedra blancaQuiere y no quiere su color mi pecho...,  Quisiera hoy ser feliz de buena gana...Sermón sobre la muerteTraspié entre dos estrellas,  Trilce (XIXXIII,   XXXVI,    LXXV,), Un hombre pasa con un pan al hombro...Voy a hablar de la esperanza¡Y si después de tantas palabras...
*Artículo de Francisco Cenamor sobre la vida y obra de César Vallejo
*Artículo de Francisco Cenamor sobre Trilce
*Artículo de Harold Alvarado Tenorio sobre la vida y obra de César Vallejo

10 comentarios:

  1. Hola, muy bueno el blog. Noto que elegís un poema diario. Me gustaría que leyeras los míos, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pero el objetivo es promocionar autores editados. Solamente salen poemas que me han gustado y los he leído en libros o revistas.
    Me pasaré a leerte en cualquier caso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Los poemas que leíste en el blog se publicaron en La Felicidad es un Gordini (Textos de cartón - Córdoba -2009)

    ResponderEliminar
  4. Lo siento, soy exageradamente inflexible. Si no hago mi ficha mientras leo un libro luego no sale.

    ResponderEliminar
  5. ¿Qué puedo decir de Vallejo?
    siento una debilidad tan grande por él...

    ResponderEliminar
  6. El poeta más humano, mi primer gran poeta.

    ResponderEliminar
  7. Siempre cuelves a Vallejo... entiendo por qué, sin palabras en "esta noche sorda".
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Vallejo tiene las imágenes más conmovedoras que he leído nunca.

    ResponderEliminar
  9. Vallejo para mi gusto el ser mas sensible y enigmatico, la poesia fluye por sus venas, tiene la facultad de conmovernos porque es sensible y duro, tan duro que nos arranca las venas sin sangrar siquiera las heridas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Vallejo descubrió pronto lo terrible de estar vivo.

      Eliminar

Tomo la palabra: