jueves, 25 de junio de 2009

Poema del día: "Canto a Propercio", de Juan Carlos Cardozo (Colombia, 1960-1997)

Estos ojos vidriosos
han vuelto a la quietud
del silencio y la oscuridad de la noche
fríos y mordidos de fiebre
como una imagen encallada en el espejo de las aguas

han vuelto al río
para besar una vez más sus aguas turbias
amarilleando como una gran estela de mierda.

Mirar el río
de inmundicias
bañar mi rostro contra su luna impura
regocijándome
mirar este río inmenso, desmadrado y triste
que ha devorado mi pueblo.

La refrescante brisa alienta la tormenta.

Ay de los nocturnos, son sombras
empañadas de soberbia: sus ojos inflamados de una
espesa sangre oscura ven menos que Tiresias...
pero sentencian más que el viejo brujo.

Ay de los malditos, emparentados con
las bestias, ay de los poetas van y vienen del infierno
con demasiada familiaridad.

Su empalagosa voz chilla sin remedio.
Visiones que pugnan por disolverse en el tiempo,
desatar la lengua y perecer,
ciegos definitivamente en la radiante luz negra
de su espantoso canto:
El infame día de un hombre nuevo.
En este incesante juego de luz y sombras vivimos
épocas de escarnio:

Este es el canto a Propercio.
Versos al poder, versos para el nuevo poder
los tics de figuras emblemáticas que cantan la gloria de
impávidos guerreros o algún buen rey y sus manejos,
espantapájaros que nunca muestran sus ojos a los cuervos:
"siempre hubo poetas en los castillos, más precisamente
en las cortes, al lado de los poderosos.

Poetas ascendiendo la milenaria
burocracia imperial china (con uñas largas y retorcidas,
para indicar que no realizaban trabajos manuales) ".
Allí nada más ajeno a la poesía, Propercio.
Si ésta persiste titilando incandescente
en los ojos de un siervo
la poesía encuentra su día como si preparara un crimen;
La noche en que muere un brujo,
con una bella estrofa entre sus labios.

Juan Carlos Cardozo en Arquitrave (nº 40, volumen 7, año VII, Bogotá, diciembre de 2008).

2 comentarios:

  1. Te agradezco los links, sabía quién era Tiresias, pero "ni flores de Propercio.
    Dura poesía, pero no me extraña que haya un moderno alegato contra los poetas mamporreros de los poderosos, aquí hay algún que otro ejemplo...pero en Colombía debe ser sangrante...en ocasiones el oficio de poeta ha sido muy rastrero.

    ResponderEliminar
  2. Sí, uno de mis colaboradores habituales, el poeta colombiano Harold Alvarado Tenorio, es especialista en desenmascarar a ese tipo de poetas.

    ResponderEliminar

Tomo la palabra: