miércoles, 19 de septiembre de 2007

"Al celebrar tu memoria. Poesía para domingos y fiestas", de Casiano Floristán (comp.), por Francisco Cenamor

Al celebrar tu memoria. Poesía para domingos y fiestas,
de Casiano Floristán (comp.).
Editorial Sal Terrae, Santander, 2005.

Un duro y concienzudo trabajo tuvo que desarrollar sin duda para presentarnos este bello libro Casiano Floristán, teólogo español, asesor en el Concilio Vaticano II, profesor universitario y gran conocedor de la liturgia católica, recientemente fallecido. En el libro podemos disfrutar de cientos de poemas de temática religiosa escritos por poetas en lengua española de los dos lados del Atlántico. Podemos encontrar desde poemas de los orígenes de la lengua castellana, bellos, rítmicos y vivos, a otros modernos, más audaces, que enraízan la fe cristiana en la vida cotidiana y las realidades más dolorosas.
Van apareciendo en sus páginas autores desconocidos, pero también conocidos, como Sor Juana Inés de la Cruz, los hermanos Carlos y Antonio Murciano, Miguel de Unamuno, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús... Pero, sin duda, el gran acierto de este libro es la organización de los poemas, colocados en función del tiempo litúrgico, por lo que será de mucha utilidad a aquellas personas que se dedican a preparar las distintas celebraciones del rito católico. Así, podemos encontrar poemas para Adviento y Navidad, Cuaresma, Semana Santa, Pascua, para fiestas concretas como San José o la Anunciación, y, por supuesto poemas para cada celebración. Y no uno, no, Casiano Floristán nos da a elegir entre varios poemas para cada momento y para cada ciclo.
Otro aspecto impagable de este libro es la buena organización interna, así como la puesta en relación de cada poema con los textos bíblicos que han dado origen a la escritura de los mismos, trabajo de hormiga cuyo resultado nos pone en relación con un estudio del Evangelio al alcance de cualquiera. Otro gran acierto es la importancia que Floristán ha dado a los índices en su libro: aparte del de citas bíblicas, encontramos índices por autores, por poemas y por temáticas, lo que, sin duda, facilita la labor de quienes utilicen este libro para acompañar el tiempo litúrgico. Y un acierto más a tener en cuenta es la labor de rescate de la poesía religiosa escrita por mujeres, desde las más afamadas poetisas, como Gloria FuertesErnestina de Champourcin o Ángela Figuera Aymerich, hasta aquellas que escribieron sus versos en la soledad de su celda. El libro puede utilizarse igualmente como libro de horas, como libro de oración para cada día de nuestra vida, convirtiendo en poesía nuestras oraciones. Y, lejos incluso de la religiosidad que desprende este libro, cualquier persona puede deleitarse con las poesías incluidas en el libro. En definitiva, estamos ante un laborioso trabajo que puede proporcionarnos mucha paz y felicidad y hacer más bellas nuestras celebraciones religiosas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: