viernes, 7 de agosto de 2020

Poema del día: "Visión de pianos apolillados cayendo en ruinas", de César Moro (Perú, 1903-1956)

El incesto representado por un señor de levita
Recibe las felicitaciones del viento caliente del incesto
Una rosa fatigada soporta un cadáver de pájaro
Pájaro de plomo dónde tienes el cesto del canto
Y las provisiones para tu cría de serpientes de reloj
Cuando acabes de estar muerto serás una brújula borracha
Un cabestro sobre el lecho esperando un caballero moribundo de las islas del Pacífico que
          navega en una tortuga musical divina y cretina

Serás un mausoleo a las víctimas de la peste o un equilibrio pasajero entre dos trenes que
          chocan

Mientras la plaza se llena de humo y de paja y llueve algodón arroz agua cebollas y vestigios de
          alta arqueología

Una sartén dorada con un retrato de mi madre

Un banco de césped con tres estatuas de carbón

Ocho cuartillas de papel manuscritas en alemán

Algunos días de la semana en cartón con la nariz azul

Pelos de barba de diferentes presidentes de la república del Perú clavándose como flechas de
          piedra en la calzada y produciendo un patriotismo violento en los enfermos de la vejiga.

Serás un volcán minúsculo más bello que tres perros sedientos haciéndose reverencias y
          recomendaciones sobre la manera de hacer crecer el trigo en pianos fuera de uso.

César Moro en La tortuga ecuestre (1938), incluido en Antología de la poesía latinoamericana de vanguardia (1916-1935) (Ediciones Hiperión, Madrid, 2003, ed. de Mihai G. Grünfeld).

Otros poemas de César Moro
Contador en un Banco...

2 comentarios:

  1. ¡Hola!, me gustó mucho como realizaste este escrito, buen trabajo, espero que sigas así. Te invito a que revises un poco mi blog, ya que también disfruto escribir, sobre todo en general ya sea de poesía, política, historia, arte, o curiosidades. ¡Un saludo cordialmente y te deseo mucho éxito!
    https://leones-escritos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría a mí escribir como César Moro, pero no. Te agradezco la sugerencia de blog. Un saludo.

      Eliminar

Tomo la palabra: