jueves, 9 de mayo de 2019

Poema del día: "Angostura", de Paul Celan (Alemania, nacido en Rumanía, 1920-1970)

Trasladado al
terreno
del vestigio inequívoco:

Hierba, separadamente escrita. Las piedras, blancas,
con las sombras de los tallos:
¡No leas más - mira!
¡No mires más - anda!

Anda, tu hora
no tiene hermanas, tú estás -
estás en casa. Una rueda, lenta,
gira por sí misma, los radios
trepan,
trepan por un campo negruzco, la noche
no necesita estrellas, en ninguna parte
se pregunta por ti.


                                                           En ninguna parte
                                                                                        se pregunta por ti -
El lugar donde yacían, tiene
un nombre - no tiene
ninguno. No yacían allí. Algo
yacía entre ellos. No
veían a través.

No veían, no,
hablaban de
palabras. Ninguna
se despertó,
el sueño
vino
sobre ellos.


                                                Vino, vino. En ninguna parte
                                                                                                 se pregunta --
Yo soy, yo,
yo yacía entre vosotros, abierta-
mente,
yo
era audible, os envié mi tictac, vuestro aliento
obedeció, soy
yo todavía, vosotros
dormid ciertamente.


           Soy todavía -

Años.
Años, años, un dedo
tienta hacia abajo y hacia arriba, tienta
alrededor:
Puntos de sutura, tangibles, aquí
una enorme desgarradura, aquí
vuelve a cicatrizarse - ¿quién
la cubrió?


                                                                                          La cubrió
                                                                                                             ¿-quién?
Vino, vino.
Vino una palabra, vino,
vino por la noche,
quería lucir, quería lucir.

Ceniza.
Ceniza, ceniza.
Noche.
Noche y noche. - Ve
hacia el ojo, el húmedo.


                                                                           Ve
                                                                                  hacia el ojo,
                                                                                                       el húmedo-
Huracanes.
Huracanes, desde siempre,
torbellinos de partículas, lo otro,
ya
lo sabes, lo
leímos en el libro, era
opinión.

Era, era
opinión. ¿Cómo
nos agarramos
- con estas
manos?

También estaba escrito que.
¿Dónde? Tendimos
un silencio sobre ello,
saciado de veneno, vasto,
un verde
silencio, un sépalo, de él
suspendida una idea de vegetal -

verde, sí,
suspendida, sí,
bajo un cielo
solapado.

De, sí,
vegetal.
Sí.
Huracanes, torbellinos
de partículas, quedó
tiempo, quedó,
para intentarlo con la piedra -
era hospitalaria,
no cortaba la palabra. Qué
bien nos sentíamos:

granular,
granular y fibrosa. Entallecida,
compacta;
uval y radiada; glomerulosa,
aplanada y
grumosa; porosa, ramifi-
cada-: no
cortaba la palabra,
habló,
habló a gusto a los ojos secos, antes de cerrarlos.

Habló, habló.
Fue, fue.

Nosotros
no cedimos, nos quedamos,
en el centro, una
estructura porosa, y
vino.

Vino hacia nosotros, vino
a través, recompuso
invisible, recompuso
la última membrana,
y
el mundo, un miriocristal,
brotó en su figura, brotó en su figura.


                                           Brotó en su figura, brotó en su figura.
                                                                                                        Entonces-

Noches, desintegradas. Círculos,
verdes o azules, rojos
cuadrados: el
inundo arriesga lo más íntimo en
el juego con las nuevas
horas. - Círculos,
rojos o negros, claros
cuadrados, ni
sombra de vuelo,
ni
plancheta, ningún
alma de humo sube ni entra en juego.


                                                                             Ni sube ni
                                                                                               entra en juego

A la hora en que vuela la lechuza, sobre
la lepra petrificada,
junto
a nuestras manos huidas, en
la última dislocación,
sobre el
parabalas ante
el muro derrumbado:

visibles, de
nuevo: las
estrías, los

coros, antaño, los
salmos. Ho, ho-
sanna.

Así
que hay templos todavía. Una
estrella
tiene todavía luz.
Nada,
nada está perdido.

Hosa-
nna.

A la hora en que vuela la lechuza, aquí,
las conversaciones, color día-gris,
de los vestigios de aguas de fondo.


                                   (— color día-gris,
                                                                 de
                                                                      los vestigios de aguas de fondo -

Llevado
al terreno
del
vestigio
inequívoco:

Hierba.
Hierba,
separadamente escrita.)

Paul Celan en Reja de lenguaje (1959), incluido en Obras completas (Editorial Trotta, Madrid, 2002, trad. de José Luis Reina Palazón).

Otros poemas de Paul Celan

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: