lunes, 16 de octubre de 2017

Poema del día: "Color de fuego", de Sophie Mereau (Alemania, 1770-1806)

Sé de un color al que quiero mucho,
lo aprecio más que la plata y el oro;
me gusta tanto llevarlo en la frente y como vestimenta
que "color de la verdad" lo llamé.

Si bien florece con forma dulce y suave,
la rosa candente se empalidece pronto.
Por eso esta flor se consagró al amor;
su atractivo es infinito, pero se marchita pronto.

El azul del cielo resplandece magnífico y suave,
por eso esa agradable imagen se asignó a la fidelidad.
¡Pero alguna nubecita enturbia el aire tan puro!
Así también le llegan a menudo al hombre fiel las inquietudes.

El color de la nieve, tan radiante y claro,
se llama color de la inocencia, pero no es duradero.
Pronto se ensombrece su vestido brillante,
así también la calumnia y la envidia enturbian la inocencia.

¿Por qué -preguntáis- brindé a ese color encantador
el nombre sagrado de la verdad?
Porque el resplandor de las llamas procede de él
y la duración tranquila lo encierra como protección.

No lo daña el aguacero al mojarlo,
ni lo empalidece la luz devoradora del sol:
por eso me gusta tanto llevarlo en la frente y como vestimenta
y "color de la verdad" lo llamé.

Sophie Mereau, incluido en El Lied clásico. Haydn, Mozart y Beethoven (Ediciones Hiperión, Madrid, 2003, selec. y trad. de Judit G. Viloria).

Otros poemas de Sophie Mereau
A las lectorasLuz y sombra

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: