miércoles, 30 de noviembre de 2016

Poema del día: "Leche", de Elisabeth Rynell (Suecia, 1954)

Pero el lapón
contestó: nuestra cultura
nos consolará       Él quiso decir
que la cultura
los consolaría a ellos      Él lo dijo
en su idioma su idioma susurrante de la era glacial
y sus palabras fueron traducidas
como si él hubiera dicho
nuestra cultura nos consolará a nosotros
como si él hubiera querido decir justamente eso
y yo ya sabía
cuánto yo echaba de menos      lo que toda mi vida
había echado de menos
                                                 y no hay
ningún consuelo     el regazo
está vacío
regazo vacío

Piensa el cordero lechal
que recién nacido busca la teta
en todo el cuerpo de la madre
sin saber lo que busca
busca y busca en todas partes
prueba en la lana      prueba el rabo
prueba el pecho      las patas
                                  Piensa
el cordero recién nacido buscando leche en todas partes
en todo el cuerpo de la madre
y no puede recordar nada
no recordar nada
hasta que agarra la teta con su boca
y siente un flujo de leche corriendo
caliente hasta la barriga

En el idioma de la era glacial hay una palabra
que se llama passe      Eso significa sagrado
peligroso      Sagrado Peligroso      Uno debe
moverse con cuidado      Uno
no está exactamente en su casa      no es
señor de su propia casa      Y la comarca
está poblada de otras gentes
que no son uno mismo

Él dijo nuestra cultura
nos consolará      Dadnos
leche      a los pequeños monos de laboratorio
les pareció mejor
acudir a un mono de peluche sin leche
que a los artilugios de acero
de los que hubieran podido sacar el alimento líquido
sustituto de la leche      Prefirieron morir así,
en un sueño de leche
de consuelo      Él lo dijo así
en su idioma
su idioma de viento glacial
y el cordero lechal recordó
todo lo que había olvidado y bebió      Nuestra cultura, dijo,
nos consolará

Elisabeth Rynell en I mina hus (2006), incluido en Mujeres en el Norte. Trece poetas suecas  (Devenir, Madrid, 2011, selec. y trad. de René Vázquez Díaz).

Otros poemas de Elisabeth Rynell
Cara a caraQuiero que tú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: