martes, 27 de septiembre de 2016

Poema del día: "El juego infantil", de Christian Adolph Overbeck (Alemania, 1755-1821)

Nosotros, los niños, disfrutamos
mucho de las alegrías,
bromeamos y nos burlamos,
en el juego, ya se entiende;
armamos jaleo y cantamos
y corremos alrededor
y saltamos y brincamos
por la hierba.

¿Por qué no? ¡Para las quejas
hay tiempo sobrado!
Quien quiera rezongar
no debe ser muy listo.
¡Qué alegres están allí
los sembrados y la hierba!
Nadie lo podría describir bien
con palabras.

¡Eh, hermanitos, corred!
¡Eh, revolcaos en la hierba!
Todavía nos está permitido,
todavía nos sienta bien eso.
¡Ay! cuando nos hagamos más mayores
ya no estará bien;
entonces caminaremos más fríos
y más envarados.

¡Eh, hermanos,
ved la mariposa ahí!
¿Quién la hace caer al suelo?
¡Pero cuidadla!
Allí aletea otra,
seguramente es su amiga.
¡Oh, que nadie la golpee
porque si no la otra llorará!

¿No están cantando allí?
¡Qué maravilloso suena!
Estupendo, chicos,
el ruiseñor canta.
Allí está sentado, allí arriba
en el manzano, allí;
vamos a alabarlo,
así se irá contento.

¡Desciende, cariñito,
y deja que te contemple!
¿Quién te enseña las canciones?
¡Lo haces muy bien!
¡Oh, no dejes que te interrumpan,
pajarillo!
A todos nosotros
nos encanta escucharte.

¿Dónde se habrá metido?
¡Ya no lo vemos!
¡Allí enfrente revolotea!
¡Vuelve, ven aquí!
¡En vano!, ¡la alegría
esta vez se ha pasado!
Alguien le ha molestado con algo,
sea lo que sea.

Trencemos guirnaldas,
aquí hay muchas flores.
Quien encuentre violetas
recibirá algo a cambio:
una flor de dragón le regalará la madre,
o quizás dos.
¡Viva! Yo ya tengo,
ya tengo una, ¡viva!

¡Ay, ya se pone
el sol!, ¿tan pronto?
Aún estamos despiertos,
¡ay, sol, perdónanos!
Ahora hasta mañana, hermanos,
que durmáis bien, buenas noches.
Sí, mañana volveremos
a jugar y a reír.

Christian Adolph Overbeck, incluido en El Lied clásico. Haydn, Mozart y Beethoven (Ediciones Hiperión, Madrid, 2003, selec. y trad. de Judit G. Viloria).

2 comentarios:

  1. ¡Ay! cuando nos hagamos más mayores
    ya no estará bien;
    entonces caminaremos más fríos
    y más envarados.

    Infancia y juventud... divino tesoro que te vas para no volver.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un tema recurrente en la poesía de todo el Mundo de todas las épocas.

      Eliminar

Tomo la palabra: