martes, 18 de noviembre de 2014

Poema del día: "Corazón en otoño", de Bai Juyi (China, 772-846)

Pocos visitantes atraviesan esta puerta.
Frente a las gradas crecen
            numerosos pinos y bambúes,
la pared oriental resguarda
            del aire del otoño.
Por el patio occidental
            sopla la brisa fresca.
Aunque tengo un arpa
            no tengo ganas de tañerla.
Tengo libros, pero
            me falta tiempo para leer.
Todo el santo día, en esta región
            de una pulgada cuadrada,
sólo existe la tranquilidad
            y la ausencia de pasión.
¿Para qué habría de agrandar
            mi casa?
No tiene sentido hablar mucho.
Una habitación mediana
            es suficiente para el cuerpo;
dos tazones de arroz
            bastan para el estómago.
Además de esto, sin ninguna habilidad
            para el manejo de los negocios,
haraganeo y recibo
            el salario que me da el Emperador.
Jamás he plantado una sola morera,
ni abrí un solo surco para el arroz.
No obstante, me alimento bien
            todos los días
y ando bien ataviado
            durante el año.
Con semejante conciencia
            y conociendo mi retraimiento,
¿Por qué habría de estar descontento?

Bai Juyi,  incluido en Poetas chinos de la dinastía Tang (618-907) (Visor Libros, Madrid, 2000, selec. y trad. de C. G. Moral).

Otros poemas de Bai Juyi
A Li ChienBalada de la tañedora del laúdCanto solitario en la montañaContemplando la sierra Song y el río LuoCorazón en otoñoMi amor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: