viernes, 30 de mayo de 2014

Poema del día: "Canto de nieve para Wu, que regresa a la capital", de Cen Can (China, 715-770)

El viento norte barre la tierra,
quebrando las blancas hierbas.
Bajo el cielo de Hu vuelan ya
copos de nieve en octubre.
Diríase que sopló anoche
un céfiro de primavera,
haciendo florecer mil perales.
La nieve traspasa las cortinas
y empapa la lona de la tienda.
Ya no abrigan las pieles de zorro,
y la gruesa cobija enguatada
parece una hoja de papel fino.
Los guerreros no pueden tensar
sus arcos rematados en cuerno.
El general, apenas capaz
de ponerse su helada coraza.
El brillante hielo cubre
el inmenso mar de arena.
Sombrías nubes se ciernen
sobre mil leguas de tierra.
En la tienda de la comandancia
se ofrece vino en tu despedida,
y bebemos al son de la música.
A la caída de la tarde,
la nieve se hace más copiosa.
Sobre la puerta del campamento,
rígidas de hielo las banderas,
que ya no mueve el furioso viento.
Te acompaño hasta la entrada de Luntay.
Blanquea el camino que emprendes
rumbo a la Montaña Celeste.
Cuando lo doblas, ya no te veo más.
Queda solamente la huella
de la pisada de tu caballo.

Cen Can,  incluido en Poesía clásica china (Ediciones Cátedra, Madrid, 2002, ed. y trad. de Guojian Chen).

Otros poemas de Cen Can
Oda a un monje de las montañas Tai-Pei

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: