domingo, 8 de septiembre de 2013

Poema del día: "Huayno zapateado de Chepén a Santiago de Chuco", de Isaac Goldemberg (Perú, 1945)

Ay vidita quién pudiera perder toda memoria
De mí de ti de todos nosotros ellos
Quién pudiera ay hacer que los pronombres saltaran sobre su propia cascara
Que cruzada de piernas se abriese nuestra vida
Y entrara morado y seco doblando dúctiles campanas
El pene del olvido chichesco y choclo
Ay memoria tan virgen tú en tus encajes blancos cavando ardiente fosa
Al borde de la carne haces bailar injusta pala
Ay olvido sangre en retroceso imploras flojamentecuerda despacios adjetivos
Ay memoria tragaverbos y matapredicados
Habíame olvido cachero de los mudos
Cállate fría memoria de los sordos ¿No son ellos mancos
Cojos los que al fuego meten pies y manos y aullan lobos por nombrarlos?
El grito primero del olvido nombró al fuego
La memoria dio su primer soplo por borrarlo
Olvido pisa con taco fino nuestro cajón de muerto
Pañuelo en mano zapatea memoria nuestro clavo más flaco

Isaac Goldemberg en Peruvian blues (2001), incluido en Entre rascacielos: Nueva York en nueve poetas (Casa de la cultura ecuatoriana Benjamín Carrión, Riobamba, 1999, ed. de Marie-Lise Gazarian-Gautier).

Otros poemas de Isaac Goldemberg
Bar MitzváCaminos del amorDoblesEl hambre invitó a Dios al séder de Pésaj (La última cena),  Elegía por Hershel GosovskyHuayno zapateado de Chepén a Santiago de ChucoPactoUn día,  ValsVida nueva

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tomo la palabra: